Oración vocacional del mes de noviembre y vigilia de oración por los futuros diáconos

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

“ Yo os he elegido a vosotros” (Jn 15,16). Con estas palabras del Señor nos reunimos el pasado viernes, 3 de noviembre, en la Capilla Mayor del Seminario para orar por las vocaciones al sacerdocio ministerial y de manera especial por los tres diaconandos: Jesús María, Cándido y Pepe, que iban a ser ordenados en la Catedral por manos de nuestro obispo D. Amadeo Rodríguez al día siguiente.
La oración comenzó con la exposición del Santísimo, abriendo nuestros corazones a su voz y con el deseo de tener un encuentro personal con Él. Nuestro vicerrector, D. Juan Carlos Córdoba, proclamó el Evangelio sobre «la vid y los sarmientos» (Jn 15,5-16), que nos recordaba que sin Jesucristo no podemos hacer nada, y a la vez que es Él el que nos eligió y no nosotros a Él, y nos envió a evangelizar para que vayamos y demos fruto y que nuestro fruto permanezca de modo que todo lo que pidamos en su nombre, el Padre nos lo conceda.

A continuación, tras un rato de silencio para interiorizar la Palabra de Dios, nuestro hermano Pepe dio su testimonio vocacional, de manera sencilla, destacando cómo el Señor se fijó en él y le llamó a la edad de 15 años, a través del trato con los pobres en Cáritas y cómo pronto se decidió a entrar en el Seminario Menor, S. Juan de Ávila de nuestra Diócesis, para pasar luego al Seminario Mayor de la Inmaculada y S. Eufrasio del Santo Reino.

Seguidamente, contemplamos el lavatorio de los pies que Jesús hizo a sus apóstoles como ejemplo de servicio y de amor a los hombres, escuchando a la vez la canción del grupo Gen Verde: “vive hoy aquí”. Continuamos pidiendo al Señor por la Iglesia, el Papa, nuestro Obispo Amadeo, por los consagrados para que sean muy fieles a su carisma. También para que suscite abundantes vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada especialmente en nuestra Diócesis. También oramos por los matrimonios y jóvenes, que habiendo escuchado la llamada del Señor, no tienen suficiente valor para dar el paso al que el Señor les invita. Y finalmente por nuestro Seminario Diocesano y nuestras parroquias para que sean escuela de fraternidad y servicio humilde a imagen del Buen Pastor y que nunca dejen de ser sarmiento vivo que dé frutos abundantes para el anuncio de la Buena Noticia y el servicio a los hermanos.

Muy agradecidos a todos los que nos acompañaron con su presencia y oración y a los que no pudieron estar entre nosotros pero que también se unieron a nosotros en la oración desde sus trabajos.

Cándido García
Diácono

Contenido relacionado

Confirmaciones en La Merced de Jaén

El viernes pasado, día 18 de junio, fue un día de...

Enlaces de interés