Jesús del Perdón preside la Eucaristía del Miércoles de Ceniza y el posterior Vía Crucis

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

La S. I. Catedral de Jaén acogía el pasado miércoles, 18 de febrero, la Solemne Eucaristía del Miércoles de Ceniza, en la que se procedió a la bendición e imposición de la ceniza, dando comienzo a la Cuaresma.

Previamente, a las 18.00 horas, la imagen de Jesús del Perdón, de la Hermandad Sacramental del Perdón, salía desde su Sede Canónica, la Iglesia de Cristo Rey, hacia el primer templo diocesano.

A las 20 horas comenzaba la Eucaristía presidida por el Sr. Obispo, D. Ramón del Hoyo López y concelebrada por el Sr. Vicario General, D. Francisco Juan Martínez Rojas, y varios sacerdotes diocesanos.

Igualmente, asistieron a la celebración multitud de fieles, así como la directiva de la Agrupación de Cofradías de Jaén y diversos miembros de las Cofradías y Hermandades de la ciudad.

«Comienza la Cuaresma, tiempo de penitencia y de renovación interior para preparar la Pascua del Señor. La liturgia de la Iglesia nos invitará durante los próximos cuarenta días a purificar nuestra alma, a recomenzar de nuevo, en definitiva, a encontrarnos con Dios de verdad. Este rito con el que iniciamos la Cuaresma, la imposición de la ceniza, nos recuerda que sin el Señor no somos nada. Quiere el Señor que nos despeguemos de las cosas de la tierra para volvernos a Él, que abandonemos lo que envejece nuestro espíritu o le mata, el pecado, y retornemos a la Fuente de la vida y de la alegría: Jesucristo», aseguraba el Sr. Obispo durante su homilía.

Asimismo hacía hincapié en el mensaje del Papa para la Cuaresma. «El Santo Padre, el Papa Francisco, en su Mensaje para esta Cuaresma nos invita a salir de nuestra indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios. Nunca Dios es indiferente a nuestras vidas ni a la realidad del mundo. Su amor por nosotros, comenta el Papa «le impide ser indiferente a lo que nos sucede». Nosotros, en cambio, «cuando estamos bien y nos sentimos a gusto nos olvidamos de los demás… no nos interesan sus problemas, ni sus sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Nos advierte el Papa Francisco que esta postura, ha alcanzado hoy una dimensión mundial, hasta tal punto que podemos hablar de una globalización de la indiferencia. Se trata de un malestar que hemos que afrontar como cristianos»».

«No es tiempo para la indiferencia. Es tiempo de misericordia y salvación, tiempo para preguntarnos ¿dónde están nuestros hermanos? Que los hermanos y hermanas cofrades de Jaén, sean ejemplo para otros muchos cristianos de lo que es dedicar cierto tiempo durante la Cuaresma para una Confesión reposada, para retirarse a reflexionar sobre el valor de nuestra fe desde la Redención de Cristo, como hizo un buen grupo hace pocas fechas, en un Retiro para otras iniciativas, además de procesionar las imágenes con la devoción y el orden como vienen haciéndolo. Gracias a todos por su presencia en esta noche para esta Eucaristía y el Via Crucis y a acostumbrado. Pidamos a Cristo durante esta Cuaresma, finaliza el Papa en su Mensaje, «que nos haga un corazón semejante al suyo». Que así sea», culminaba.

Tras la ceremonia, la imagen de Jesús del Perdón presidía el Vía Crucis, organizado por la Agrupación de Cofradías y cumpliendo el itinerario previsto: Puerta del Perdón de la Catedral, Plaza de Santa María, Carrera de Jesús, Almenas, Muñoz Garnica (Ancha), Plaza de San Ildefonso, Cuatro Torres, Chinchilla, Melchor Cobo Medina, Tablerón, Virgen de la Capilla, Rastro, Madre Soledad Torres Acosta, Millán de Priego, Castilla, Arquitecto Berges, Cruz Roja, Carmelo Torres, Ejército Español, Cristo Rey, San Carlos, Iglesia de Cristo Rey.

Contenido relacionado

Enlaces de interés