El club juvenil Alama celebra con el Arzobispo su 50 aniversario

El pasado sábado, 31 de enero, nuestro Arzobispo celebró la Eucaristía de Acción de gracias por los 50 años de fundación del Club Juvenil Alama, obra corporativa del Opus Dei.

Fue una celebración muy familiar, participaron muchas niñas, jóvenes, familias y numerarias del Opus Dei de Granada, con gran entusiasmo y espíritu de gratitud al Señor por este acontecimiento.

D. Javier Palos Peñarroya, Vicario de la Prelatura del Opus Dei en Andalucía Oriental, D. Antonio Balsera Fernández, Capellán del Club Alama, y D. Juan Fernández Capo, sacerdote de la Prelatura, concelebraron la Eucaristía junto al Arzobispo.

El club juvenil Alama nació en Granada hace 50 años, a cargo de un grupo de padres para el apoyo a la educación y formación cristiana de sus hijas. Con sede en Gran Vía, ofrece actividades para niñas y adolescentes, y su objetivo es promover opciones atractivas de tiempo libre y cooperar con las familias para la formación en valores cristianos.

UNIDAD DE VIDA

Mons. Javier Martínez habló en la homilía de la unidad de vida, en la que tanto insistía el fundador del Opus Dei, San Josemaría Escrivá: «A todos nos suena, me da mucha vergüenza hablar de San Josemaría Escrivá porque aquí hay muchas personas infinitamente más expertas y yo no soy ningún experto, pero sé que una de sus insistencias era la de la unidad de vida. Y esa unidad de vida no se reduce al ámbito como espontáneamente tendemos a entenderlo con más facilidad, que es como la coherencia moral. No, esa unidad de vida significa que Cristo tiene que ver con todo en la vida. Significa, como el mismo Concilio dijo, que Cristo, al revelarnos la verdad de Dios, nos revela también lo que significa ser hombre, ser hombre y ser mujer, y lo que significa el matrimonio, y lo que significa la vida económica, una vida económica pensada y vivida desde el designio de Dios, y no desde las categorías de esta cultura que, alejada de Dios, termina destruyendo al hombre, o incluso lo que significa de la vida cívica y la construcción de la polis. Todo eso, después de Cristo, está tocado por la gracia del Señor».

Contenido relacionado

Enlaces de interés