Medio millar de catequistas se reúnen en su X Encuentro Diocesano en Chiclana

Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.

Los catequistas de la Diócesis de Cádiz y Ceuta celebraron el X Encuentro Diocesano de Catequesis en el Colegio La Salle-San José, de Chiclana de la Frontera.

La convocatoria venía precedida por el entusiasmo e interés por hacer unas catequesis cada día más evangelizadoras, dando un nuevo ardor, un nuevo método, y nuevas formas a la Evangelización, como diría nuestro querido beato Juan Pablo II.

Por eso, la primera misión que debe aprender todo catequista, es la que realiza el mismo Jesús a través de la Iglesia y de sus mediaciones en su propia persona. Dejar que Cristo entre en su vida de la mano de la comunidad de Jesús. Esa es la más grande novedad del Evangelio, la que convierte al catequista en el más grande apóstol.

Como dice el mensaje final del reciente Sínodo de la Nueva Evangelización (2012), en el número 12, la vida de fe es de especial relevancia para la Nueva Evangelización. «Sólo desde una mirada adorante al misterio de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, sólo desde la profundidad de un silencio que se pone como seno que acoge la única Palabra que salva, puede desarrollarse un testimonio creíble para el mundo».

El Papa Francisco en el mensaje final a los obispos españoles (03 de marzo de 2014) les decía: «Asimismo, el momento actual, en el que las mediaciones de la fe son cada vez más escasas y no faltan dificultades para su transmisión, exige poner a vuestras Iglesias en un verdadero estado de misión permanente, para llamar a quienes se han alejado y fortalecer la fe, especialmente en los niños. Para ello no dejéis de prestar una atención particular al proceso de iniciación a la vida cristiana. La fe no es una mera herencia cultural, sino un regalo, un don que nace del encuentro personal con Jesús y de la aceptación libre y gozosa de la nueva vida que nos ofrece. Esto requiere anuncio incesante y animación constante, para que el creyente sea coherente con la condición de hijo de Dios que ha recibido en el bautismo».

Un día intenso desde las nueve y media de la mañana, en el que se fueron congregando los más de cuatrocientos cincuenta catequistas de todas las zonas pastorales de la Diócesis.

Se inició el Encuentro con un saludo del obispo diocesano, Mons. Rafael Zornoza, y del director del Secretariado de Catequesis, Manuel López. Acto seguido se pasó al lugar del X Encuentro, para tener un rato de oración ante el Santísimo Sacramento.

A las once de la mañana el padre Gonzalo M. Carbó Bolta, Cooperatores Veritatis de la Madre de Dios, introdujo a todos los asistentes en el tema de los oratorios. Los describió como «una experiencia de encuentro con Jesús. Es Él mismo el que nos dice: Dejad que los niños se acerquen a mí. Nosotros escuchamos este imperativo y respondemos acercando a los niños y jóvenes al Señor, a través de la Palabra».

Repitió en varias ocasiones: «es ante todo, una experiencia en la que oramos con los niños y los jóvenes. El que dirige la oración, desde esta clave, se encuentra al mismo nivel que los demás. Su preocupación no se centra en enseñar sino en orar y compartir su fe, su experiencia, su meditación y su escucha de la Palabra».

El momento más importante fue orar junto a quince niños, que de las diferentes parroquias de Chiclana de la Frontera habían ido para participar en el X Encuentro. Un momento donde todo el mundo, a pesar de ser muy numerosa la asamblea, sintió la llamada a la oración, el encuentro con el Señor y experimentar su cercanía.

Posteriormente, por zonas pastorales, se reunieron todos los catequistas para reflexionar sobre la experiencia de oración vivida y buscar las maneras y modos de instaurar los oratorios. Provocar el encuentro con el Señor, que sale a nuestra búsqueda cada día y en cada acontecimiento de la vida.

Por la tarde, el padre Gonzalo respondió a las preguntas y sugerencias surgidas de las reuniones de trabajo, el obispo de Cádiz y Ceuta animó a todos para iniciar esta aventura fascinante. «Todo el que se encuentra con el Señor, queda transformado. No descuidemos ni un solo instante para provocar estos encuentros con el Señor».

El Vicario General de Pastoral, Fernando Campos, animó a todos los presentes a participar en los distintos itinerarios que desde la Vicaria de Pastoral se están iniciando en la Diócesis. Ya se ha celebrado un primer curso de la Escuela de Evangelizadores, que ha tenido mucho fruto y para el curso próximo se establecerán otros itinerarios.

El X Encuentro Diocesano de Catequistas concluyó con la celebración de la Eucaristía, centro de toda vida cristiana. Presidida por Mons. Zornoza y concelebrada por varios presbíteros y diáconos.

Una jornada que ha servido para dar gracias a Dios por la riqueza de la comunidad, por el amor derramado en nuestros corazones, y por el entusiasmo renovado para emprender el camino de la Nueva Evangelización.

Contenido relacionado

Orientaciones pastorales y líneas de acción para la CEE

La Conferencia Episcopal Española ha hecho público el documento Fieles al envío...

Enlaces de interés