La exposición herencia muestra en las salas del Cabrera Pinto los tesoros de la Catedral de La Laguna

Diócesis de Tenerifehttp://obispadodetenerife.es/
El Obispado de Tenerife está situado en San Cristobal de La Laguna. La jurisdicción de la diócesis comprende Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

La muestra celebra el primer centenario de la consagración de la actual catedral y el quinto de la parroquia de los Remedios. Comisariada por Juan Alejandro Lorenzo se podrá visitar desde el viernes 12 de diciembre al 1 de marzo de 2015.

La exposición Herencia reúne en las salas del Cabrera Pinto, en La Laguna, los tesoros de la Catedral de la ciudad Patrimonio Mundial a lo largo de mas de dos meses, para celebrar el primer centena¬rio de su consagración y el quinto del establecimiento de la parroquia de Los Remedios, acercando al público que la visite este gran legado artístico dedicado al culto, junto a otros que adornaron el templo ya desaparecido de los Remedios.

Cuando se cumple el décimo quinto aniversario de la declaración como Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO esta exposición, comisariada por Juan Alejandro Lorenzo Lima, evoca otras efemérides que «atañen exclusiva¬mente a la fábrica catedralicia y a su historia previa, puesto que el pasado 2013 tuvo lugar la conmemoración del I centenario de la consagración de un templo ya rehabilitado y el V centenario del establecimiento de la parroquia de los Remedios [1515-2015], el origen de su dilatada e intensa trayectoria devocional.. Se trata de una exhibición oportuna para celebrar la reapertura del edificio catedrali¬cio tras la reposición de sus cubiertas», explica Lorenzo.

En el acto de presentación estuvieron presentes la consejera de Cultura, Inés Rojas; el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo; el consejero de Cultura del Cabildo de Tenerife, Cristóbal de la Rosa; el representante de la Fundación CajaCanarias, Alfredo Luaces; y el deán de la Catedral de La Laguna, Domingo Navarro, quien tras agradecer la colaboración de las diferentes instituciones que han hecho posible esta exposición, fue dando la palabra a cada uno de los participantes en el acto.

El representante de la Fundación Cajacanarias, Alfredo Luaces calificó la jornada de hito importante. «Por un lado, se materializa un proyecto de gran envergadura con nuestra diócesis y, por otro lado, pone en valor las sinergias de las instituciones que han colaborado». Luaces añadió que éste es un buen broche para cerrar un buen número de actividades que se han llevado a cabo desde hace más de dos años, con motivo del primer centenario de la consagración de la Catedral de La Laguna.

Seguidamente, tomó la palabra el consejero de Cultura del Cabildo de Tenerife, Cristóbal de la Rosa para recordar que «somos lo que nos dice nuestra cultura». El consejero indicó que se reconocía en esta exposición porque narra, de alguna manera, quién es como persona. «La muestra nos señala nuestra pertenencia a un pueblo, nuestro comportamiento simbólico durante cinco siglos, en este caso, a través de la fe.»

Tras De la Rosa, intervino el Alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo quien señaló que esta exposición coincide con el 15 aniversario de la declaración de La Laguna como patrimonio de la humanidad y el centenario de la consagración de la Catedral. «Es una exposición que muestra un patrimonio de todos, independientemente de la fe de cada uno. La diócesis siempre ha tenido esta vocación de servicio y por eso quiero felicitarla»-añadió Clavijo.

Por su parte, la Consejera de Cultura, Inés Rojas, expresó que «La Laguna es un tesoro por dentro y por fuera. Esta muestra, no solo tiene un valor cultural y artístico, sino que nos habla de quiénes somos» -indicó Rojas.

Tras la intervención de todos los representantes de las diferentes instituciones, tomó la palabra el comisario de la exposición, Juan Alejandro Lorenzo , quien se encargó de realizar un breve esbozo de lo que se puede encontrar en esta muestra.

La Catedral de La Laguna, hoy renovada, permite que con esta exposición se revaloricen una serie de obras que han permanecido sin uso y sin recibir la mirada de los fieles, la ciudadanía y muchos conocedores de arte sacro durante los más de doce años que estuvo cerrada al culto.

La exposición es un reclamo con diverso alcance y significa¬ción para sus organizadores, El Gobierno, el Obispado, el Cabildo de Tenerife, el Ayuntamiento de La Laguna y la Fundación CajaCanarias. Cada una de las piezas nos acerca a una intrahistoria de la devoción que en última instancia refleja las frustraciones, los convencionalismos y las ale¬grías del pasado isleño, así como las etapas que han conformado un patrimonio rico y hete¬rogéneo durante los últimos siglos.

Al margen de su mayor o menor significación religiosa, los documentos, las imágenes escultóricas y pictóricas, los enseres litúrgicos, los vasos sagrados, los ornamentos, las joyas y otras alhajas son reflejo de una historia consustancial a su existencia. Esas obras conformaban la riqueza de una parroquia que deslumbró en ocasiones por su esplendor material.

Obras de arte que pertenecen a la Catedral integraron y lo continúan ha¬ciendo muchas exposiciones que se han preparado en las Islas durante los últimas décadas, aunque fue en el año 2000 cuando otra celebración jubilar propició la organización de dos muestras en el propio recinto de culto, La Catedral de La Laguna: su historia y su patrimonio litúrgico; yotra, centrada en representaciones pictóricas y escultóricas con el título de Imágenes de fe. A día de hoy, sus respectivos catálogos son un buen exponente y el punto de partida para cualquier investigación que sobre el templo y su dotación material.

La exposición Herencia quiere difundir el legado artístico de la Catedral, «en base a hipótesis y deducciones que quedaron de manifiesto en una publicación de 2013: Patrimonio e historia de la antigua Catedral de La Laguna, donde una veintena de investigadores aportamos nuevas lecturas e interpretaciones sobre sus crea¬ciones más notables», puntualiza Lorenzo.

Herencia propone un recorri¬do por la historia de la parroquia de los Remedios en base a diversas obras de arte, documen¬tos y enseres del culto. Debido a su emplazamiento, los materiales de ejecución, el tamaño que alcanzan a veces y los usos devocionales, algunas piezas no han podido trasladarse a sala: «entre otras, el púlpito marmóreo, el tabernáculo del altar mayor, las tablas principales del retablo de Mazuelos, el cuadro de Ánimas, o las efigies del Cristo de los Remedios y la Virgen titular, por lo que una visita a la exposición deberá completarse con su contemplación en el templo» añade el comisario.

El recorrido expositivo se estructura en siete etapas:

Herencia- Manifestación de fe e historia viva. Las reformas del siglo XVI y personajes importantes como el obispo Fernando Vázquez de Arce (1444-1522) o el evangelizador de Brasil San José de Anchieta (1531-1577) centran este ámbito, resaltando una historia que empezaba a fraguarse en el medio insular bajo la bajo la protección de santos populares como San Miguel o San Cristóbal.

La parroquia- Tras convertirse en segunda parroquia de laciudad a partir de 1515, la iglesia de losRemedios fue valorada como un edificio degran significación histórica y devocional. Lasobras que integran esta sección rememoranesa idea, dando cabida a donaciones queconformaron un patrimonio rico yheterogéneo por el origen tan dispar de suspiezas.

Nuestra Señora de los Remedios- Como distintivo de una iglesia tan importantee influyente, la Virgen de los Remedios acaparóla atención de un gran número de feligreses,devotos y cofrades desde el siglo XVI. Pruebade ello son los bienes que componen su ajuarsuntuario —esencialmente tejidos, plata yjoyas— y pinturas donde la imagen quedóretratada a modo de vera efigie.

Esplendor suntuario- Como en otros templos del Archipiélago, elesplendor que clérigos, cofrades y parroquianosprocuraron a la iglesia de los Remedios sefundamentó en un ornato que eludía lasimplicidad de su arquitectura mudéjar. Obrasde plata, pinturas de todo tipo, tejidos de seda,vasos sagrados e imágenes sobrevestidascontribuyeron en gran medida a ello.

La reconstrucción y el boato del siglo XVIII- La parroquia de los Remedios no permanecióal margen de los cambios que alentaba elSetecientos, ya que circunstancias acaecidasentonces marcaron el devenir posterior deledificio, de su ornato, y de los cultos que unelevado número de clérigos empezaba a servircon mayor regularidad y esplendor. Piezasforáneas y locales recuerdan tal coyuntura.

El influjo de la Ilustración- La renovación que el clero y los obisposreformistas promovieron a finales del sigloXVIII tampoco fue ajena a la parroquia de losRemedios, ya que su fábrica experimentó unareestructuración con reformas menores y elencargo de un tabernáculo exento para elpresbiterio [1795]. Se debatía entonces sobre laposibilidad de convertirla en colegiata o sedecatedralicia.

Ornato de una futura catedral- A principios del siglo XIX la parroquia fuesometida a una redefinición en loarquitectónico y lo ornamental para prepararlaante la esperada designación catedralicia, yaque entonces sus mayordomos pudieroncomprar tejidos bordados en Madrid, sustituirpiezas de plata, e iniciar la construcción de unnuevo y monumental frontis neoclásico.

Herencia cuenta con el patrocinio Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife, el Ayuntamiento de La Laguna y la Fun¬dación CajaCanarias, a través de una iniciativa en el marco del Centenario de la Catedral del Archivo Diocesano del Obispado de Tenerife.

Contenido relacionado

Fiesta de S. José de Anchieta

El 9 de Junio celebra la diócesis la fiesta litúrgica  de...

«Venerar de tal modo». Corpus 2021

La celebración de la solemnidad del Corpus Christi tuvo lugar este domingo en...

Enlaces de interés