25 de marzo, Jornada por la Vida

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El 25 de marzo es el día designado por la Conferencia Episcopal Española para celebrar la Jornada por la Vida. Una fecha que, en palabras del arzobispo de Sevilla, «nos recuerda que la vida humana tiene un valor sagrado que todos debemos reconocer, respetar y promover porque es un don de Dios».

«Estamos todavía muy lejos de respetar y defender la dignidad suprema de la persona humana»

En una carta dirigida a los sacerdotes y religiosos de la Archidiócesis, mons. Asenjo Pelegrina hace referencia al proyecto de ley sobre el aborto, «que sin ser ideal, trata de proteger más eficazmente la vida del concebido y no nacido frente a ley actual que supone una liberalización total del aborto, considerado como un derecho de la mujer, mientras se conculcan los más elementales derechos del hijo que lleva en sus entrañas». El arzobispo destaca que «el solo anuncio de los propósitos del Gobierno ha desatado un vendaval mediático que nos demuestra que estamos todavía muy lejos de respetar y defender la dignidad suprema de la persona humana desde su concepción hasta su ocaso natural». En esta línea, recuerda que para la moral natural y la moral cristiana, «el aborto es siempre una inmoralidad, no es progreso sino regresión. En realidad –añade- es un crimen abominable, como lo calificó el Concilio Vaticano II, por ser la eliminación voluntaria y querida de un ser humano a petición de sus progenitores, con el concurso de los médicos, los primeros, junto con los padres, que deberían tutelar esa vida naciente».

Respalda las iniciativas a favor de la vida

En este contexto, la Iglesia convoca a los católicos y a la sociedad en general en esta Jornada por la Vida «a orar y proclamar el valor sagrado de toda vida humana desde su comienzo en la fecundación hasta su final natural». El arzobispo respalda y alienta a las instituciones –»confesionales o no»- que promueven iniciativas a favor de la vida y que ayudan a las madres en circunstancias difíciles «para que acojan generosamente el fruto de sus entrañas». En esta carta, mons. Asenjo expone su deseo de que «llegue el día en que el aborto sea suprimido de nuestras leyes y todos reconozcamos con vergüenza el inmenso y trágico error cometido en los siglos XX y XXI por la humanidad».

Llamamiento a sacerdotes y hermanos mayores

Termina su carta dirigiéndose a los sacerdotes, para que recuerden esta jornada en las misas del día 25, y a los hermanos mayores de las hermandades, para que secunden esta iniciativa, incluyendo en sus protestaciones de fe el compromiso de defender toda vida y rezando en sus estaciones de penitencia por esta «causa nobilísima».

Contenido relacionado

El Proyecto Maparra acogió un año más la Escuela de Verano

El proyecto Maparra de la Cáritas Parroquial de Jesús Obrero es...

Enlaces de interés