Array

Venta de dulces de las clarisas de San Antonio de Baeza

El pasado 6 de octubre, se cerraron por un tiempo las puertas del monasterio de monjas clarisas San Antonio de Baeza, tras haber dado positivo todas ellas, una vez realizada la prueba PCR, en COVID-19.
Recibimos de sor Elena, priora del convento, un escrito en el que, tras saludar a los lectores y exponer la experiencia vivida, de la que todas han superado la enfermedad, incluyendo la mayor de 93 años, desean dar las gracias en nombre de la comunidad a cuantos las han ayudado, entre ellos: la señora Alcaldesa, Dª Mª Dolores Marín; el párroco de San Pablo, D. Manuel Peláez; el párroco de san Andrés, D. Domingo Pérez; el Grupo de Dulces de San Antonio; la cofradía de la Virgen de la Cabeza y del Niño Jesús; la Policía Local; así como el párroco de san Juan Evangelista de Mancha Real, D. Mariano Cabeza; el párroco del Sagrado Corazón de Jesús y Nuestra Señora del Pilar de Linares, D. Miguel Cámara; el párroco de la Inmaculada Concepción de Canena, D. Jeremíes Djob con su grupo “Canena Solidaria”; y el párroco de Nuestra Señora de la Presentación de Torres de Albanchez, D. Andrés Aldarias.
Para seguir ayudando a las madres clarisas, tan necesitadas y más tras el dolor y el revés sufridos por la pandemia, la Agrupación Arciprestal ha organizado, para los días 5, 6 y 8 de diciembre, al finalizar la eucaristía en las distintas parroquias de Baeza, la venta de exquisitos productos de Navidad que las mismas monjas realizan, con sumo esmero, cariño y delicadeza, en su propio obrador de manera artesanal y que viene a ser su único medio de vida.
Finaliza el escrito de sor Elena recordando a cuantos sufren en el lecho del dolor y a los que no han podido siquiera despedir a sus seres queridos, así como apoyando y dando ánimos a todos los enfermos de España y del mundo, con la esperanza de que entre todos se conseguirá vencer a este virus traidor que nos ha cambiado la vida. No olvida tampoco a los que padecen por cualquier otro motivo, pasan hambre, frío y soledad .Y concluye: “Estas monjas franciscana clarisas de San Antonio de Baeza, desde la clausura, elevamos nuestras oraciones y súplicas a Dios de la misericordia por todos ustedes y por toda la humanidad aterrorizada por la pandemia. ¡Ánimo!”

Contenido relacionado

Terminaron los Ejercicios Espirituales para religiosas, en Guadix

Se ha celebrado en la diócesis de Guadix una tanda...

Descansar como Dios manda

Estamos ya a mediados de julio y no sé si muchos...

Esplendor y fervor hacia la Virgen del Carmen

La diócesis de Córdoba lleva a cabo distintas celebraciones y procesiones...

Enlaces de interés