Los niños en riesgo de exclusión, prioridad de los MIES

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Misioneros de la Esperanza (MIES) forman comunidades de vida cristiana con el fin de guiar y acompañar a niños y jóvenes. Éste fue el objetivo de su fundador, el sacerdote diocesano, Diego Ernesto Wilson.

En el marco del encuentro anual de esta asociación han sido reelegidos los responsables generales laico y sacerdote: José María Galacho Traverso y Andrés Merino Mateo, respectivamente.

«Colaboramos con la pastoral juvenil de la Diócesis, de manera especial en los campos relativos a la infancia y la juventud. Nuestros proyectos dan prioridad a los niños que están en riesgo de exclusión social, en zonas como Los Asperones, ayudando a su crecimiento personal y su relación con el entorno educativo y social, pero sin olvidar y siempre apoyando las realidades misioneras de la Diócesis» explica Andrés Merino sobre las actividades que se llevan a cabo en MIES.

Merino detalla cómo en MIES «tenemos la sensación de que la vida cristiana es una vida de alegría y felicidad y que hay que llegar a ese vivir con gozo, y disfrutar la vida desde las coordenadas evangélicas. Hay que animar a los jóvenes y a los niños a que se dejen enamorar por Cristo, y que juntos puedan encontrar un camino de vida coherente, de vida gozosa y de entrega, que es lo que te hace plenamente feliz. De manos de la Virgen María podemos llegar a ese encuentro con Cristo que va dar razón, sentido y plenitud a toda nuestra vida».

PRESENCIA FUERA DE MÁLAGA

Los responsables explican que «aunque MIES nace en Málaga, tiene presencia en Badajoz, Córdoba, Jaén, Alicante, Albacete, Madrid… y además en Ecuador, Paraguay, Argentina, y en el Chad. Estamos al servicio de la Iglesia y ya llevamos 50 años de andadura». También añade que todo hay que hacerlo «por amor, luchar como si todo dependiera de uno mismo, orar como si todo dependiera de Dios, y enmarcado todo en la sencillez, en la humildad y la alegría».

«Nuestra espiritualidad está enraizada en el camino de la infancia espiritual de Santa Teresita del Niño Jesús, que es patrona de las misiones y doctora de la Iglesia. Y en ella se forja ese camino que nosotros ofrecemos a los niños, desde lo pequeño y sencillo, con alegría, con un lema que nos identifica: «ora, lucha y confía»» declara Andrés.

Contenido relacionado

«Una imagen que nos invita a estar en salida, como nos dice el papa...

El Sr. Obispo presidió la Eucaristía en la que se bendijo...

Colichet, dispuesta para «vivir en positivo»

El Día Mundial de la lucha contra el sida, el 1...

San Andrés Apóstol, pescador de hombres

El 30 de noviembre celebramos la fiesta de una de las...

Enlaces de interés