Semana Santa: El mayor misterio de amor

Carta Pastoral del Obispo de Jaén, Mons. Ramón del Hoyo López.

Queridos fieles diocesanos:

Se acerca la Semana Grande para los cristianos. Son días que nos hablan de la pasión de Jesús de Nazaret, hombre real de carne y hueso y, al mismo tiempo, Hijo de Dios. Le contemplamos, una vez más, anonadado, varón de dolores, maltratado y condenado injustamente, pero su paso por la muerte termina en el triunfo de su resurrección.

Se trata de un acontecimiento histórico sucedido hace dos mil años, que seguimos, generación tras generación, recordando y reviviendo. Es, en realidad, el mayor misterio de amor. Encierra el secreto de todo el dramatismo del mal, del sufrimiento del mundo y de la historia de la humanidad. Contiene, también, el misterio de la esperanza más firme y segura del ser humano.

En la cruz, aunque parezca una paradoja, se manifestó, como nunca, lo que Dios es en sí mismo, en sus entrañas. En los bellos pasos procesionales que desfilarán por toda la geografía de Jaén, se nos recordará que la Pasión de Jesucristo es la memoria viva de un acontecimiento que perdura y ha llegado hasta nosotros. En la capital del pueblo hebreo, por aquellas calles de Jerusalén que fueron testigos del drama de un condenado a muerte en rescate por todos, se concentraría para siempre toda la historia de la humanidad. Aquel hombre justo, condenado a muerte, era verdaderamente el Hijo de Dios, como reconoció el Centurión que mandaba el piquete de soldados hasta el pie de su cruz.

La Semana Santa sigue siendo la medida muy exacta de la fe de este pueblo y de estas tierras. Es como una memoria catequética viva, que entra en los ojos y en el corazón del niño y hace vibrar a muchos jóvenes, adultos y mayores.

Gracias sinceras a tantos cristianos que, fieles a su fe, participáis activamente y con protagonismo en el Triduo sacro, procesiones, vía crucis y tantos otros actos religiosos. Gracias a los sacerdotes y cofradías de pasión por vuestros desvelos y generosidad. Gracias a los medios de comunicación por haceros eco de estos eventos tan enraizados en estas tierras. Gracias a todos los jienenses por vivir desde el silencio agradecido de la fe cristiana el amor del Hijo de Dios por cada uno de nosotros, abriéndonos las puertas de la vida eterna.

Con mi afecto en el Señor,

+Ramón del Hoyo López
Obispo de Jaén

Contenido relacionado

Homilía en la apertura del Sínodo

Queridos diocesanos: Nos hemos reunido para vivir un acontecimiento excepcional e histórico....

Testigos de lo que hemos visto y oído

Carta Pastoral Jornada Mundial de las Misiones Queridos hermanos y hermanas: El mes...

Uniremos nuestros sueños, en de la Iglesia diocesana y el de la Iglesia universal....

Queridos diocesanos: SIN DESPERTARNOS DEL SUEÑO MISIONERO Un año pastoral...

Enlaces de interés