Carta Pastoral del Arzobispo de Granada en el Día de la Iglesia Diocesana

Mons. Martínez señala la celebración del día de la Iglesia diocesana como “un motivo dichoso de reflexión sobre la naturaleza de nuestro ‘ser Iglesia’ en este momento de la historia”.

Con motivo de la Iglesia Diocesana, que celebramos en la Iglesia en España el próximo domingo 12 de noviembre, con el lema “Somos una gran familia contigo”, Mons. Javier Martínez, Arzobispo de Granada, ha escrito una Carta Pastoral.

En la Carta, titulada “La criatura más bella”, D. Javier Martínez habla de esta celebración del día de la Iglesia diocesana como “un motivo dichoso de reflexión sobre la naturaleza de nuestro ‘ser Iglesia’ en este momento de la historia”. “Es también un motivo de fiesta para nuestras comunidades que peregrinan unidas a la llamada de Cristo nuestro pastor. El misterio de la Iglesia, esto es, el misterio de la redención de Cristo, se hace presente en su integridad, como recuerda el Concilio, en la Iglesia particular o diocesana, esto es en cada diócesis, donde la sucesión apostólica constituye la garantía de la contemporaneidad de Cristo en su acción sacramental y en la comunión de todos, esa comunión que es esencial a la misión que hemos recibido del Señor: anunciar la alegría del Evangelio a todos los hombres”, explica nuestro Arzobispo en esta Carta Pastoral.

Para profundizar en el significado de esta celebración de la Iglesia diocesana, Mons. Martínez retoma “la imagen del cuerpo, que San Pablo usa en varias ocasiones como imagen de la Iglesia”.

La Carta Pastoral está disponible en la web diocesana www.archidiocesisgranada.es y en la web del arzobispo www.arzobispodegranada.es

IGLESIA DIOCESANA
El Día de la Iglesia Diocesana, que celebraremos el próximo 12 de noviembre en Granada junto al resto de Iglesias particulares en España, promovida desde la Conferencia Episcopal Española, tiene como lema “Somos una gran familia CONTIGO”. El Secretariado para el Sostenimiento de la Iglesia, de la CEE, invita a los fieles y personas de buena voluntad a colaborar con la parroquia aportando lo que tenemos: cualidades, tiempo o dinero. Somos la familia de los hijos de Dios y como familia todos somos corresponsables de su labor y de su sostenimiento.

Contenido relacionado

Enlaces de interés