El Obispo presidió la misa de clausura de curso de la pastoral educativa

Diócesis de Córdobahttps://www.diocesisdecordoba.com/
La diócesis de Córdoba comprende la provincia de Córdoba, en la comunidad autónoma de Andalucía y es sufragánea de la archidiócesis de Sevilla.

El Obispo presidió la misa de clausura de curso de la pastoral educativa

Profesores de religión católica y cristianos de distintas asignaturas se dieron cita en la Catedral el jueves, 3 de junio

Ana María Roldán

Delegada Diocesana de Enseñanza

El jueves, 3 de junio de 2021, se reunió un nutrido grupo de profesores de la Diócesis de Córdoba en la Santa Iglesia Catedral para participar en la Misa de clausura de curso de la pastoral educativa, presida por nuestro Obispo.

Profesores de Religión Católica de centros públicos, privados y concertados. Profesores cristianos de distintas asignaturas, niveles y tipos de centros. Todos recibieron un mensaje esperanzador, motivador y de gratitud, por parte de su Obispo, en el marco de la Liturgia que en ese día celebraba a los mártires de Uganda. Un momento de cielo, de descanso en el espíritu y de renovación de fuerzas para seguir trabajando en la misión educativa, a la que la Iglesia les envía en cada inicio de curso. Era necesario después de este curso que ha transcurrido con no pocas dificultades y sufrimientos en todos los centros educativos y en cada una de las familias.

El mensaje del Monseñor Demetrio Fernández se pude concentrar en tres puntos, empapados de la luz que da la Verdad de la fe y de futuras tareas encomendadas para el próximo curso a todo el profesorado católico:

1.- El testimonio heroico de la fe, que aprendemos de los mártires: testigos que anuncian a Cristo con su vida y con su muerte.

La Iglesia se ha ido extendiendo por toda la tierra a base de persecuciones. . Hoy sigue habiendo mártires que, en palabras de Tertuliano, con su sangre son semilla de nuevos cristianos. El 16 de octubre próximo, en la Catedral de Córdoba celebraremos la beatificación de 127 mártires cordobeses que entregaron su vida por Jesucristo en la persecución española del S. XX. Con su testimonio nos demuestran que el amor en ellos ha sido más grande que el sufrimiento y las torturas que padecieron. Aconsejó a todo el profesorado hacerse con el libro, ya publicado, de los mártires de Córdoba, en él encontrarán la historia de todos estos mártires, que abarcan todas las condiciones y edades. En Córdoba hay un gran historial de mártires, desde la época romana hasta nuestros días.

Invitó a todos los profesores a transmitir a sus alumnos el sentido del martirio, que es un testimonio de amor, generando unidades didácticas para los distintos niveles del alumnado. “No tengamos miedo, ni nos dé vergüenza de hablar de nuestros mártires”.

2.- Tener oídos y corazón atentos en la escucha de la Palabra de Dios.

Hay historias en la Escritura muy bonitas y pedagógicas, que se transmitían en las familias de padres a hijos, de abuelos a nietos. Como la lectura del libro de Tobías, presente hoy en la Liturgia, que cuenta cómo Dios cuida a una familia a través del Arcángel San Rafael, custodio de Córdoba.

Anima al profesorado a usar en los centros educativos este medio de transmisión de la fe, con estos relatos que dan lecciones de humanidad y de la acción de Dios en nuestra vida. Ha insistido en el mandamiento del amor que se resalta en el Evangelio leído, porque la moral cristiana se resume en un solo mandamiento: Amarás. Un mandamiento que resuena en todo corazón humano, con necesidad de amar y ser amado. Aprender a amar es la tarea de toda la vida. Y amar es dar la vida, gastar la vida, entregar la vida.

Un profesor debe amar a sus alumnos y entregando la vida por ellos, les enseña a amar y a superar todo brote de egoísmo.

3.- Una sincera gratitud a todo el profesorado: por transmitir la fe de la Iglesia, por dar con su vida testimonio de su experiencia de Dios.

“Lo que vais sembrando en el corazón de los alumnos, es una semilla de esperanza”. “Enseñar a ser personas, a amar a Dios, a amar al prójimo”. Para ello es necesario vivir en conexión profunda con Dios, no sólo capacitarse profesionalmente con las titulaciones adecuadas y necesarias.

¡Adelante!, ha dicho el Obispo al profesorado. Hay dificultades, bien causadas por las  leyes educativas, o por la pandemia, o por otros motivos. “Las dificultades están hechas para que crezcamos. Cuando se superan nos sentimos felices”.

“Que el Señor os bendiga y la Virgen os acompañe siempre. Ella es modelo de pedagogía, porque es modelo de amor, es modelo de discípula y es Madre. Que os ayude a ser un testimonio de quién ha visto al Invisible, a Dios”.

Desde la Delegación Diocesana y en nombre de todo el profesorado, agradecemos a nuestro a Don Demetrio, que siempre esté cercano a nosotros, dispuesto a acompañarnos en las actividades y a alentarnos con sus palabras, llenando de esperanza nuestra tarea educativa.

La entrada El Obispo presidió la misa de clausura de curso de la pastoral educativa apareció primero en Diócesis de Córdoba. Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

“Como sacerdote espero ser canal del Espíritu Santo”

Pablo Fernández nació en Córdoba el 20 de julio de 1992...

Los sorprendentes datos de Córdoba en Obras Misionales Pontificias

La edición digital de “Iglesia en Córdoba” recoge la memoria de...

Cabra recupera la Ermita del Calvario

La portada principal ya luce en todo su esplendor e incluso...

Enlaces de interés