La Diócesis celebra las canonizaciones de Juan XXIII y Juan Pablo II y la beatificación de Madre Esperanza de Jesús

Diócesis de Cartagenahttps://diocesisdecartagena.org/
La diócesis de Cartagena es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la catedral de Santa María, situada en la ciudad de Murcia.

La Catedral de Murcia acogió el sábado la Misa de acción de gracias por las canonizaciones de Juan XXIII y Juan Pablo II y por la beatificación de Madre Esperanza, celebración presidida por el Obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes; acompañado por el Vicario General, D. Juan Tudela; el Vicario de la Congregación del Amor Misericordioso, P. Ireneo; y medio centenar de sacerdotes diocesanos. Durante la celebración estuvieron presentes dos relicarios, uno con reliquias de san Juan Pablo II y otro de la beata Madre Esperanza de Jesús.

Mons. Lorca Planes ensalzó las virtudes de la beata y de los santos papas, expresando la profunda alegría que siente la Diócesis de Cartagena por contar con un ejemplo como la Madre Esperanza de Jesús, a quien encomienda que sea intercesora del clero diocesano. «La Iglesia de Cartagena está henchida de felicidad, porque una murcianica de Santomera, del Siscar, nos ha enseñado el camino de la santidad de una manera sencilla: queriendo a Dios con toda el alma, porque esa es la vía que te hace vivir la caridad», destacó el Prelado.

Con motivo de dar gracias a Dios, pero también de aprender de los santos, el Sr. Obispo destacó de san Juan XXIII su figura como pastor y padre; un hombre cordial y con sentido del humor, a quien caracterizaba su alegría y que según el Papa Francisco: «predicó al mundo la Evangelii gaudium, antes de ser escrita».

De san Juan Pablo II ensalzó su profundidad mística y valentía, dijo que fue «un padre espiritual para la humanidad», cuyo propósito fue «evangelizar para llegar a la santidad».

El Sr. Obispo recordó los momentos más importantes de la vida y vocación de la beata Madre Esperanza de Jesús, fundadora de las Esclavas e Hijos del Amor Misericordioso. «¡Cuánto me gustaría que en su tierra, la Madre Esperanza de Jesús, fuera más conocida! Ya me encargaré yo de ello», aseguró Mons. Lorca, recordando también los tres méritos que el Papa Francisco destacó de ella en su carta apostólica para la beatificación: «como fundadora de dos congregaciones de vida consagrada, las Esclavas y los Hijos del Amor Misericordioso; como testigo de la mansedumbre de Dios, sobre todo hacia los pobres; y como promotora de la santidad del clero diocesano».

D. José Manuel invitó a los presentes a ser santos, no como una cosa «ñoña» sino disponiendo la mente y el corazón a cumplir la voluntad de Dios, y para ello pidió la intercesión de los santos Juan Pablo II y Juan XXIII y la beata Madre Esperanza de Jesús.

También realizó una oración por la paz y pidió a los sacerdotes, religiosos, seminaristas y fieles que se sumaran a la convocatoria del Papa Francisco para rezarel domingo por la tarde por la paz, mientras él se reunía en el Vaticano con los presidentes de Israel y Palestina. «Te pedimos que concedas al mundo la paz, en especial a los habitantes de la tierra en la que tu naciste», rogaba el Sr. Obispo.

Contenido relacionado

Un espacio abierto al diálogo en la Parroquia San Francisco Javier de Cartagena

Desde la Parroquia San Francisco Javier del barrio cartagenero de Los...

Esta Navidad Jesús Abandonado nos invita a regalar algo útil de verdad

Como cada año, la Fundación Jesús Abandonado aprovecha la cercanía a...

Enlaces de interés