Salus Infirmorum inaugura una nueva sala de simulación en el Centro Universitario de Enfermería

Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.

El pasado viernes 19 de noviembre, se inauguró en el Centro Universitario de Enfermería “Salus Infirmorum” la sala de simulación D. Antonio Ceballos Atienza, equipada con simuladores para cubrir competencias de la enseñanza de la enfermería moderna.

Está más que descrito que la integración de la simulación en las prácticas clínicas supone una innovación que mejora la calidad de la enseñanza, ya que integra el aprendizaje mediante la experiencia del alumnado en entornos clínicos reales con los simulados y posibilita experimentar situaciones que rara vez pueden vivir los estudiantes en la práctica real y con un papel protagonista. Trabajo en equipo, innovación y confianza son los tres pilares básicos sobre los que se sustenta la práctica de la simulación clínica. Una herramienta básica en la formación de profesionales sanitarios y que les permite entrenar las destrezas necesarias para el correcto desarrollo de sus competencias en la realidad.

De esta manera, la sala de simulación clínica está diseñada en base al proceso asistencial incluyendo diferentes ambientes:
• Una sala central de triaje, consulta o sala multifuncional.
• Una sala en la que se encuentra el simulador Nursing Anne que ofrece una práctica segura y realista de las principales destrezas y competencias de enfermería, desde las evaluaciones básicas y el pensamiento crítico hasta las intervenciones avanzadas.
• Otra sala en la que se encuentra SimMan ALS. Un simulador interactivo de formación, que permite simular una gran variedad de situaciones de soporte vital en las urgencias prehospitalarias.
Ambos simuladores responden a las actuaciones clínicas, al control del instructor y a un amplio número de escenarios preprogramados para practicar de forma eficaz el diagnóstico y el tratamiento de los pacientes. Además, la sala cuenta con otros simuladores de bebé y niño. Así como maniquíes de sondaje nasogástrico y vesical, obstetricia, pediatría, neonatología y para entrenamiento de RCP en niños y adultos. El sistema de debriefing de los simuladores permite revisar metódicamente, comentar y corregir individualmente o en grupo todas las actividades o acciones que los estudiantes realizan en los diferentes escenarios.

Así, el vicario general de la diócesis, P. Óscar González Esparragosa, bendijo las nuevas instalaciones. Todos los asistentes a la inauguración mostraron gran interés y satisfacción en el desarrollo de los casos clínicos, considerando la iniciativa del centro todo un éxito con vista a la formación de los futuros profesionales.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés