Homenaje a José Ponte y Méndez en el 50 aniversario de su fallecimiento

Diócesis de Tenerifehttp://obispadodetenerife.es/
El Obispado de Tenerife está situado en San Cristobal de La Laguna. La jurisdicción de la diócesis comprende Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

Diversos actos religiosos y culturales conforman el programa de actos con el que se rinde homenaje a José Ponte y Méndez (1907-1966), quien fue responsable durante 30 años en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario en La Perdoma y en las iglesias de La Luz y Benijos, destacando su labor de ayuda a los demás y, en especial, de aquellos sin recursos. Fue un hombre ejemplar, trabajador, humilde, generoso, caritativo y entregado al pueblo.

Ahora se cumple el cincuenta aniversario de su fallecimiento, y gracias a la labor altruista de un grupo de personas que han conformado comisión organizadora en colaboración con el Ayuntamiento villero, se conmemora esta efeméride con un amplio programa de actos que pretende enaltecer su figura y poner en valor sus acciones y virtudes, para que no queden solo en el recuerdo y siempre quede viva su historia, que forma a su vez parte de la historia local.

Se comenzó este jueves 20 de octubre con una representación teatral en la Sala Francisco Álvarez Abrante bajo el título “La Herencia de Cho José”, a cargo del grupo Teatruva, del monólogo La Solterona, por Ana María Rodríguez Martín, y de la parodia “Usía Juan Padrón, alcalde de Las Mercedes”, por Domingo Hernández Lorenzo. Este mismo espacio acogió el viernes 21, un concierto de la Agrupación Musical Orotava.

La programación continúa el sábado 22, a las 19:00 horas, con celebración eucarística e inauguración de la galería de fotos de los párrocos que han pasado por el barrio de La Perdoma. Al finalizar la misa, concierto musical de la Coral Liceo de Taoro. Y a partir de las 20:00 horas, en el salón d. José Ramos Rodríguez, inauguración de la exposición de fotografías y objetos relacionados con José Ponte y Méndez.

El templo acogerá, el miércoles 26 de octubre, a las 20:00 horas, la presentación del libro “La Perdoma, semillero de vocaciones religiosas”, de la mano de su autor Álvaro Hernández Díaz. Los días 27, 28 y 29 de octubre se celebrarán jornadas sacerdotales en Benijos, La Luz y La Perdoma. El mismo sábado 29, por la tarde, se entregarán los premios a los alumnos de 5º y 6º de Primaria de los colegios públicos Santa Teresa de Jesús e Infanta Elena, ganadores del concurso de redacción y comic sobre la vida y obra de José Ponte. Y posteriormente se ofrecerá una proyección sobre la vida y obra de esta ilustre figura que ha dejado huella entre sus vecinos y feligreses.

El programa de actos se clausura el domingo 30. A las 11:00 horas, en la Plaza de la Iglesia, actuación de la Agrupación Musical Santa José Mesa Cabrera, y posteriormente, en este mismo espacio, celebración de la Santa Misa presidida por el Obispo Nivariense, Bernardo Álvarez. Los cantos litúrgicos contarán con el Coro Parroquial Las Posadas de La Perdoma.

JOSÉ PONTE Y MÉNDEZ

José Ponte y Mesa, con tan solo 29 años, se puso al frente de la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario en el barrio de La Perdoma, donde permaneció hasta el fin de sus días, el 27 de octubre de 1966, con tan solo 59 años. En este templo fue sepultado. También por demarcación parroquial, atendió las iglesias de Benijos y La Luz.

Toda su vida se entregó en cuerpo y alma a trabajar por los demás desde su condición sacerdotal, a obras sociales, a los niños, a ayudar y mejorar las condiciones de aquellos que pasaban necesidades, pero no solo en su barrio sino en cualquier núcleo urbano, así extendió su caridad, generosidad y humanidad desde los Altos de la Villa hasta la costa, y de Este a Oeste. Defendió injusticias y abogó en todo momento por la igualdad y eliminación de diferencias sociales. Y realizó muchísimas acciones benéficas, con dedicación especial a los más pequeños.

Son numerosos los vecinos y familias, feligreses o no, agradecidos con su persona y su gran acción, por lo que es digno de recibir este reconocimiento por parte del propio barrio de La Perdoma que lo acogió y por el municipio de La Orotava.

Su espíritu religioso fue también notable, y atrajo a muchos más fieles. Además, y entre otros múltiples proyectos, se le debe la restauración del templo de Nuestra Señora del Rosario y construcción de su torre-campanario, algo que costó mucho sacrificio por las dificultades económicas que se vivían en aquellos años cuarenta del pasado siglo, pero que superó gracias a su constante empeño por ofrecer un templo digno y en condiciones para el barrio de La Perdoma. Asimismo se encargó de la iglesia de Nuestra Señora de La Luz, que encontró casi en estado ruinoso y acondicionó poco a poco, no con pocas dificultades económicas también.

Contenido relacionado

Enlaces de interés