Festividad de la Virgen de Candelaria: «Mis ojos han visto tu salvación»

Diócesis de Tenerifehttp://obispadodetenerife.es/
El Obispado de Tenerife está situado en San Cristobal de La Laguna. La jurisdicción de la diócesis comprende Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

Numerosos fieles se hicieron presentes este 2 de febrero en la Basílica de Candelaria para celebrar el día grande de la Patrona de Canarias.

Tras la Procesión Cívica del traslado del escudo de la Villa hasta el templo mariano, acto presidido por el alcalde de la Villa, José Gumersindo García, acompañado por la corporación local, dio comienzo la celebración eucarística presidida por el Obispo.

Entre las autoridades presentes estaba la Consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Brígida Mendoza; el presidente del Cabildo Insular, Carlos Alonso, el subdelegado del Gobierno, Guillermo Díaz, así como el Teniente General del Mando de Canarias.

Bernardo Álvarez, señaló en su homilía que en esta fiesta se nos invita a contemplar lo que representa la imagen de la virgen de la candela. «Esta imagen representa lo que dice el Evangelio de hoy donde un anciano, Simeón, esperaba la liberación de Israel. Cuando entra Jesús en el templo, lo coge en brazos y dice que ya se puede morir porque ha visto la luz que salva al mundo. Esa luz es la que nos recuerda la candela de la Virgen».

El prelado nivariense continuó apuntando que Jesús vino para iluminarnos a todos. Una luz que significa la salvación. «Con ella no andamos entre tinieblas. Con la luz del día las plantas pueden crecer, vemos los colores…Sin embargo cuando no hay luz natural, tenemos que buscar luces artificiales. Corremos el peligro de andar entre tinieblas cuando nuestro corazón está dominado por el mal», señaló.

Seguidamente el Obispo lanzó una pregunta a los fieles: «¿Cómo nos ilumina Jesucristo?» La forma principal, expresó Álvarez, es mediante su palabra. «El que no oye a Jesucristo, el que ignora la luz del mundo, cae en el enfrentamiento. Ojalá acudamos cada vez más a su palabra».

En este sentido, monseñor Álvarez hizo hincapié en los tres aspectos que debe tener un buen cristiano. «El verdadero cristiano es el que piensa, siente y actúa como Cristo. Solo así seremos verdaderos discípulos suyos y podremos ofrecer a Jesús como lo hizo María, como luz del mundo».

El obispo, haciendo referencia al final del Evangelio proclamado, citó la parte de: «Y cuando cumplieron todo lo que estaba mandado en la ley del Señor…», para así recordar a todos que «creer es fiarse y obedecer en todo a Cristo». Además, incidió en la importancia de la esperanza cristiana. «A veces, nos envuelve la frustración. Pero Jesús nos dijo ‘no tengáis miedo’. Por lo tanto, fiémonos de Jesús. Él siempre cumple sus promesas».

Álvarez indicó que cuando no tenemos esperanza «acabamos buscando satisfacer nuestros deseos en cosas. Ponemos la confianza en lo que hoy tenemos y mañana no: Dinero, poder, buena imagen…» Asimismo, el prelado indicó que corremos la tentación de que el miedo nos pueda atenazar. «Miedo del qué dirán, a que nos marginen, miedo a perder un trabajo, un familiar, etc. Es el miedo a las ‘muertes’ de cada día. De esas ‘muertes’ hemos de aprender porque eso nos fortalece, nos purifica. Es lo que vivió la virgen María. Con Jesús se rompe la barrera definitiva de la muerte».

Contenido relacionado

¡¡Gracias!! Consejo Diocesano de Pastoral

Con una memoria agradecida del sexenio 2015-21 comenzó este sábado 19...

#HazMemoria #HMJóvenes

En la duodécima semana de la campaña #HazMemoria que la Conferencia Episcopal Española ha...

Presentado el retablo de los Remedios en La Catedral de La Laguna tras su...

El obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez, ha agradecido al...

Enlaces de interés