Encuentro insular en La Palma en torno a María, Nuestra Señora del desprendimiento

Diócesis de Tenerifehttp://obispadodetenerife.es/
El Obispado de Tenerife está situado en San Cristobal de La Laguna. La jurisdicción de la diócesis comprende Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro.

Este pasado domingo, dentro de los actos pastorales de la Bajada, se desarrolló en distintos enclaves de la capital palmera el encuentro insular de las parroquias y las realidades eclesiales de la isla. La jornada se inició en la parroquia de S. Francisco con la acogida y la oración inicial.

Posteriormente, en el patio del antiguo convento de S. Francisco se pudo visitar la exposición «rostros». Distintos paneles y un video iban presentando, en la tienda del encuentro, las diversas vocaciones, carismas y servicios en la vida de la Iglesia.

Un grupo de jóvenes de distintas parroquias puso en escena en el teatro Chico la obra: Azul, color esperanza. Dos representaciones de la misma acercaron a los que se acercaron a este espacio distintos aspectos de la vida de María

Paralelamente en la ermita de S. Sebastián otra exposición titulada «Con otra mirada». Las distintas dimensiones de la tarea socio-caritativa de la Iglesia estaban expuestas de un modo interactivo en distintas dependencias de este lugar.

La plaza de Santo Domingo acogió diversas actividades y talleres para los más pequeños las familias: Baile, cuenta cuentos,juegos, etc, sirvieron para alegrar el día. Allí mismo se compartió el almuerzo.

La Misa prevista en la plaza de España, finalmente se celebró dentro de la parroquia de El Salvador. El Obispo presidió la Misa. En su homilía reflexionó sobre el lema de la jornada: María, nuestra Señora del desprendimiento. Álvarez invitó a vivir y practicar el desprendimiento de las cosas, las personas y de uno mismo. Para el prelado la Virgen es ejemplo de desprendimiento, de ir buscando la voluntad de Dios por encima de todo. Al hilo de la Palabra de Dios proclamada también recordó que el mayor desprendimiento era el del Padre que envió a su hijo al mundo, el cual se convirtió en alimento para todos, en pan partido para la vida del mundo.

Contenido relacionado

El sacerdote Héctor Lunar se incorpora a distintas comunidades

El presbítero  Héctor A. Lunar Guevara, ha sido nombrado  vicario parroquial de Santiago Apóstol, en Realejo...

El Papa con los jóvenes en Atenas: «¡Sueñen con la fraternidad!»

Antes de la ceremonia de despedida y de emprender su regreso...

Enlaces de interés