Concluye la misión popular en Bormujos

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El pasado sábado 22 de noviembre concluyeron nueve intensos días de misión popular en la parroquia de Ntra. Sra. de la Encarnación de Bormujos. Ha sido la primera que se ha llevado a cabo en la Archidiócesis por parte del equipo diocesano de misiones populares, dirigido por el vicario para la Nueva Evangelización, Adrián Sanabria.

El obispo auxiliar, mons. Santiago Gómez Sierra puso el broche de oro con la Eucaristía celebrada en un templo abarrotado de fieles. Previamente, el viernes 21 concluyeron las visitas a colegios e institutos de la feligresía por parte del equipo de Pastoral Vocacional diocesano. Durante dos semanas, se han recorrido todas las clases de religión desde quinto de primaria a segundo de Bachillerato, invitando a los alumnos a responder a la llamada a la misión que Cristo hace a todos los que lo siguen, y suscitando en ellos la inquietud vocacional.

Por la tarde, los jóvenes de la parroquia –acudieron más de 60– tuvieron un encuentro con los dos diáconos de la Pastoral Vocacional. Ellos los animaron a salir de la comodidad personal (a abandonar el asiento en la «silla» que nos retiene) y a estar dispuestos a seguir a Jesús desde la llamada que hace a cada uno. La catequesis concluyó con un tiempo de adoración al Santísimo, en el que se invitó a los jóvenes a dejarse interpelar por la mirada del Señor.

A las siete y media se celebró el tercer y último pregón misionero en la parroquia, ambientado por Adrián Sanabria. Estuvo centrado en la pregunta «¿Dónde está Dios?», que surge ante situaciones de injusticia y sufrimiento que hay en el mundo. La respuesta es que está en la mano de todos cambiar muchas de esas situaciones, comenzando por hacer más usuales dos sencillas palabras: «gracias» y «perdón». A los que acudieron al pregón se le había pedido que llevaran una flor blanca para el Señor, que después se dijo que entregaran a alguien a quien quisieran dar las gracias. Además, a los pies del Señor de la Vera Cruz había una cesta llena de claveles rojos, que se repartieron a los asistentes para que los llevaran a alguien a quien tuvieran que pedir perdón. En el pregón cantaron algunas canciones los componentes del grupo Brotes de Olivo, que más tarde, a las nueve de la noche, volvieron a actuar en un recital de oración.

La jornada del sábado comenzó temprano, con un Rosario de la aurora con la imagen de Nuestra Señora de los Dolores por las calles de la feligresía. Los distintos misterios estuvieron ambientados con lecturas bíblicas y meditaciones, y también con las canciones del Coro de Campanilleros Santo Domingo de Silos. Al concluir el Rosario, la parroquia ofreció una chocolatada a todos los asistentes en la plaza de la Iglesia.

A las doce de la mañana estaban citados todos los niños a un encuentro con seminaristas en la iglesia. Después de cantar y bailar con canciones muy animadas, tuvieron una catequesis sobre la vocación en torno a una gran caja de regalo. Algunos de ellos representaron en teatro la parábola de la oveja perdida; al finalizar, salieron a la plaza para formar una gran cruz humana, con el sentido de que los misioneros tienen que salir a la calle a llevar el Evangelio.

Por la tarde tuvo lugar la clausura de la misión con una Eucaristía presidida por el obispo auxiliar, en el marco de la celebración del primer domingo de Adviento. En ella tuvo lugar el envío de la comunidad parroquial y la renovación de las promesas de los matrimonios asistentes. Al finalizar, D. Santiago entregó al párroco, Manuel Jesús Moreno, la cruz de la misión, con la inscripción «Permaneced en mi amor», que será colocada en una capilla lateral del templo. Se tuvieron palabras y gestos de agradecimiento para Adrián Sanabria y a María Gallego, virgen consagrada, por su labor en la animación de la misión en las dos semanas en que se ha desarrollado. Esta, según el párroco, no concluyó el sábado, sino que ha comenzado ahora. Su deseo es que «Cristo siga transformando los corazones y que los más alejados puedan tener un encuentro fundante con Él».

Contenido relacionado

La Parroquia Dulce Nombre de María celebra un retiro espiritual

El pasado sábado 12 de junio, memoria del Inmaculado Corazón de...

Monseñor Saiz Meneses visita la Basílica del Gran Poder

El Arzobispo de Sevilla visitó la tarde del martes la Basílica...

Enlaces de interés