Cuaresma es tiempo de gracia

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Cuaresma es tiempo de gracia. Vinculado a la experiencia mística de la conversión, el tiempo santo de la Cuaresma es un momento sagrado de 960 horas, de 40 días, donde se celebra una llamada específica a volver a encontrarnos con el Señor, a revisar a la luz de la fe cristiana el tipo de vida que llevamos y cómo podemos ser cada día más fieles a la voluntad de Dios.

La Cuaresma este año comienza el miércoles 14 de febrero, día en el que la Iglesia Católica celebra a san Valentín, santo que objetaba en conciencia ante las leyes del Imperio Romano y casaba en secreto a los cristianos.

El gesto de san Valentín nos remite a la máxima de que es más importante obedecer a Dios antes que a los hombres. La Cuaresma es ocasión para contemplar el misterio de amor de Dios a los hombres y mujeres. Y cómo un corazón que se sabe amado solo puede responder amando. La Cuaresma es viaje que remite al corazón y a la fe. A historias de amor y renuncia donde todos podemos reconocernos en los personajes que pueblan la pasión de la mano de los amores residuales.

Urge plantearse que lo único que no vuelve es el tiempo y la verdad con que pudimos ocuparlo. Que la vida nunca pasa dos veces.

Que esta Cuaresma es una oportunidad preciosa y única que propicia encender el corazón al calor de la experiencia mística de la oración. Es el momento de ser valientes y a transitar por el camino de la Pasión. La Pasión de Cristo y la de los hermanos, especialmente de quienes más sufren.

Oración y ayuno por la paz, 23 de febrero

Una iniciativa a la que podemos acogernos para vivir esta Cuaresma es a la que convoca el papa Francisco el próximo viernes 23 de febrero: orar y ayunar por la paz especialmente en República Democrática del Congo y Sudán del Sur. A la vez que podemos preguntarnos qué podemos hacer para facilitar y favorecer la paz. Si cada uno permite a sus hermanos y hermanas entrar en la propia vida, si comparte con ellos bienes, tiempo y oración y no sólo las sobras, habrá superado muchos obstáculos para la reconciliación.

Mensajes de los Santos Padres para la Cuaresma

“El que se humilla es ensalzado (cf Lc 18,
9-14). La humildad es la base de la oración.
“Nosotros no sabemos pedir como conviene”
(Rm 8, 26). La humildad es una disposición
necesaria para recibir gratuitamente el don
de la oración: el hombre es un mendigo de Dios”.
San Agustín, sobre la oración

“Además de ayunar con
tu boca, debes de ayunar
de no decir nada que haga
mal a otro. Pues ¿de qué
te sirve no comer carne, si
devoras a tu hermano?”
San Juan Crisóstomo, sobre el ayuno

“Vende lo que tienes y dalo a los pobres… porque, aunque no hayas
matado a nadie, ni cometido adulterio, ni robado, ni levantado
falsos testimonios, de nada te sirve eso si no cumples también lo
demás: sólo así podrás entrar en el reino de Dios”. Porque todo el
que quiere, según el mandamiento de Dios, amar al prójimo como
a sí mismo, “no debe poseer más cosas que las que posee su prójimo”.
San Basilio, sobre la limosna

Rafael J. Pérez Pallarés

Contenido relacionado

«Veo el Sínodo como un soplo del Espíritu y una oportunidad preciosa para construir...

Eva Fernández, presidenta nacional de la Acción Católica General, visitó recientemente...

Un concierto para agradecer la entrega de los sanitarios durante el Covid

La iglesia del Sagrado Corazón, en Málaga, es el lugar de...

Enlaces de interés