«Ciencia y religión comparten el mismo fin: dar respuestas»

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

José Ignacio Illana (Jaén, 1967) es profesor Titular del Departamento de Física Teórica y del Cosmos de la Universidad de Granada y ha participado en la III Edición de la Jornada de la Ciencia organizada por el colegio Cardenal Herrera Oria, de la Fundación Victoria.
En “Laudato Si´”, el papa Francisco ha advertido sobre el peligro de una ciencia que dé la espalda al ser humano.

A veces se tiene una visión de las ciencias demasiado pragmática. En realidad la ciencia no es eso o no es eso exactamente. La ciencia es conocimiento. Es entender cómo funciona el cosmos. Hubo un científico famoso, el microbiólogo Louis Pasteur, que dijo que no existen las ciencias aplicadas sino las aplicaciones de la ciencia. Cuando un científico hace ciencia no lo hace pensando en una utilidad concreta sino para entender, para conocer. Desde ese punto de vista, creo que eso no hace daño a nadie.

Ya que cita a Pasteur, de él es la frase: «Un poco de ciencia aleja de Dios, pero mucha ciencia devuelve a Él».

No tiene nada que ver la experiencia de Dios con la experiencia científica. Ciencia y religión han tenido a lo largo de la historia una especie de pugna por explicar la realidad. Me gusta decir que la ciencia y las religiones, en general, sirven para lo mismo: intentan dar respuestas a las preguntas fundamentales. Lo único que les diferencia no es el fin sino el medio. Nosotros lo hacemos con el método científico y la experiencia religiosa no tiene nada que ver, es una experiencia personal, no contrastable, subjetiva. Desde ese punto de vista, son experiencias paralelas, enriquecedoras, que cada cual puede experimentar en el grado que crea oportuno. Igual que hay científicos religiosos y otros que no lo son, no hay ninguna incompatibilidad entre una cosa y la otra.

En esa misma línea, San Juan Pablo II y Benedicto XVI afirman que fe y razón son «dos alas con las cuales el espíritu humano se eleva hacia la contemplación de la verdad».

No conocía esos términos, pero estoy completamente de acuerdo. Ambas son formas de conocimiento y ninguna forma de conocimiento es “per se” mala. Si uno usa el conocimiento sobre algo o sobre alguien para hacerle daño, se puede decir que el mal no está en el conocimiento en sí, sino en el uso que se hace de ese conocimiento. El mismo conocimiento que ha dado lugar a la fabricación de la bomba atómica es el que hace posible fabricar el 20 % de la energía eléctrica que llega hasta nuestras casas gracias a los reactores nucleares.

Antonio Moreno Ruiz

Contenido relacionado

Santiago: «Querido pueblo de Alameda. Hoy sale un curilla un poco inexperto. Rezad por...

Tras la ordenación sacerdotal, los cinco nuevos sacerdotes celebran sus primeras...

…en la noche de San Juan

El Bautista, todo un modelo de vida cuya fiesta se empieza...

La Delegación de Migraciones expresa su consternación por los sucesos de Melilla

La Delegación Diocesana de Migraciones de Málaga ha publicado un comunicado...

Enlaces de interés