Ardales nombra hijo adoptivo al sacerdote Germán García

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

El Ayuntamiento de Ardales, gobernado por Izquierda Unida, ha declarado por unanimidad, con los votos del PSOE y del PP, al párroco, Germán García, como hijo adoptivo de la localidad.

Este nombramiento se hizo efectivo el día de la Andalucía, «ante los méritos contraídos en su labor desde que fue designado párroco local», según el documento oficial del nombramiento, «dinamizando no sólo la parroquia, el claro ejemplo lo tenemos en su afán de implicar a toda la sociedad de Ardales en arreglar el «Convento». Por su ayuda a los más desfavorecidos contribuyendo a que Cáritas Parroquial aún fuera más cercana, favoreciendo con su empeño a personas con problemas de drogodependencia en Proyecto Hombre, recogiendo bajo su protección y vivienda a un menor con problemas de adaptación familiar, el trabajo con los jóvenes y la labor incansable que lleva realizando desde que llegó en 2006». Germán afirma estar muy contento y agradecido con esta distinción de un pueblo que lo reconoce como hijo adoptivo, pues no es nacido en Ardales, pero del que se siente parte desde que llegó a él.

Tras la celebración, con la voz aún tomada por la emoción, Germán afirmaba «para mí ha significado mucho. En primer lugar, porque no me lo esperaba y, en segundo lugar, porque yo creo que este reconocimiento como hijo adoptivo es en realidad a la parroquia. De hecho en el documento oficial del Ayuntamiento afirman que es por loe méritos contraídos dinamizando no sólo la parroquia, sino también Cáritas y el arreglo del Convento. En la ceremonia de entrega, les daba las gracias porque esos méritos son de muchas más personas, pero yo me siento ahí. Ardales es mi primer pueblo, junto con Carratraca, y eso nunca se va a olvidar. Yo allí he dado los primeros pasos de mi sacerdocio los he vivido ahí, con experiencias maravillosas: mis primeras confesiones, mi primera Navidad, mi primera Semana Santa, mis primeras comuniones a los niños, es decir, todos mis primeros pasos han sido allí, y eso no se olvida».

Encarni Llamas

Contenido relacionado

Enlaces de interés