El Obispo imparte el Sacramento de la Confirmación a 81 fieles de Jaén capital

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

La Iglesia de San Félix de Valois fue la parroquia elegida para celebrar el Sacramento de la Confirmación de más de 80 fieles de las Parroquias de La Santa Cruz; Santa María Madre de la Iglesia, San Félix y San Pedro Poveda, que presidió el Obispo de Jaén, el pasado viernes.

Es la Pascua el tiempo más propicio para recibir este Sacramento, y este grupo de confirmandos recibió al Espíritu Santo acompañados por sus padres, padrinos, catequistas, amigos y párrocos.

Después del Evangelio, el párroco de San Félix de Valois, D. Luis María Salazar, presentó a los confirmandos ante el Obispo, atestiguando que estaban formados y preparados para recibir este Sacramento, el último de los tres Sacramentos de iniciación.

Durante su homilía, Monseñor Rodríguez Magro comenzó interpelando a los que se iban a confirmar «¿Por qué estáis aquí? ¿Cuál es la última motivación por la que estáis aquí», y a la vez contestó «que la verdadera razón para recibir este Sacramento es porque queréis a Jesucristo». En este sentido, el Obispo explicó que aquel que entra en la fe, a través del bautismo, va descubriendo, a lo largo de su vida, que Cristo no lo deja nunca solo. Para continuar diciendo, «a lo largo de nuestra vida cristiana, todo lo que somos, lo hemos recibido de Dios». El Prelado también les explicó que en este Sacramento del que iban a participar «iban a recibir el don del Espíritu Santo, que es el que mueve los corazones a la fe; el que mueve la vida a la fe; el que nos mueve y nos estimula a confesar a Jesucristo como nuestro Señor».-Para continuar explicando- «El Espíritu Santo es el mismo Dios que viene a nosotros, habita en nosotros y nos va llevando, si estamos abiertos a su presencia en nosotros, nos va llevando a vivir y a crecer como cristianos».

Al finalizar su predicación, los confirmandos fueron acercándose, por Parroquias, hasta el altar donde junto a su párroco, los esperaba el Obispo para imponerles las manos, y marcarlos con el santo óleo y así confirmarlos en la fe de Cristo.

La oración de los fieles fueron leídas por algunos de los jóvenes que habían recibido el Sacramento. Por su parte, las ofrendas las llevaron ante el altar las catequistas que han preparado a los confirmandos en este camino de fe que los hizo participar de este Sacramento.

La celebración estuvo participada por las fabulosas voces del coro parroquial. Una celebración muy emotiva y cargada de significado para la vida de los cristianos.

Contenido relacionado

Las campanas vuelven a sonar en San Miguel de Jaén

Después de varias décadas sin sonar, la campana del templo de...

El trono de la Virgen de las Angustias luce con esplendor tras su restauración

El pasado jueves, la Catedral acogía la presentación de la restauración...

Enlaces de interés