El Obispo confirma en San Ildefonso

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

El pasado 7 de mayo, bajo la mirada maternal de la Virgen de la Capilla, patrona de Jaén, se confirmaron un importante número de fieles, entre jóvenes y adultos en la Parroquia de San Ildefonso.
El Obispo fue el encargado de administra el Sacramento de la Confirmación, quien estuvo acompañado del párroco de la Basílica, D. Pedro Ortega y del Administrador parroquial, D. Manuel Morales.
Las lecturas estuvieron participadas por los confirmandos y sus catequistas, y el Evangelio lo proclamó, D. Manuel Morales. La celebración contó con los cantos del coro parroquial, bajo la dirección de D. Alfonso Medina.
Antes de la homilía, el párroco presentó al Obispo y a la comunidad cristiana de San Ildefonso a los confirmandos, de los que dijo habían recibido la formación necesaria para recibir este último Sacramento de la iniciación cristiana.

Homilía
El Obispo comenzó sus palabras dirigiéndose a los confirmandos “estáis aquí no porque toca. Todos, los mayores y los jóvenes estáis aquí porque libremente habéis aceptado la fe”. Para continuar explicándoles, “un Sacramento es siempre un encuentro entre la gracias de Dios y la libertad humana, y las dos cosas son imprescindibles. La primera de Dios nunca nos va a faltar, Dios siempre sale a nuestro encuentro, pero es necesario siempre que lo que llega de Dios no caiga nunca en saco roto, sino que sea acogido por cada uno de vosotros”.
El Prelado jiennense interpeló a los jóvenes sobre si en este tiempo de preparación al Sacramento de la Confirmación “¿había pasado algo importante en sus vidas?. ¿Habéis notado que Dios los quiere?. ¿Sois capaces de decir en voz alta: Dios es amor. Porque yo lo he experimentado en mi vida?.” Para añadir, “cuando contempláis la cruz de Cristo estáis observando el amor de Cristo al hombre. Recibir un Sacramento es un acontecimiento en el que nos encontramos con Dios que nos da su gracia y su amor”.
Concluyó sus palabras recordando a los jóvenes que iban a recibir el Espíritu Santo, “que es, el que da vida, Señor y dador de vida: el que anima a la Iglesia, el que anima nuestra fe, el que nos hace confesar a Cristo Jesús. El Espíritu Santo siempre estará en vuestra vida”
Al finalizar la predicación, comenzó el rito del Sacramento de la Confirmación. Ungiendo con óleo santo las frentes de los confirmandos e imponiendo las manos sobre los confirmandos, recibieron todos el Espíritu Santo.
Después de la Comunión, los adolescentes, miembros de Kairós, presentaron este movimiento de adolescentes a los que se habían confirmado, para que comenzaran, junto a ellos, una nueva etapa de formación en el ámbito de su fe.
La multitudinaria celebración concluyo entonando el Regina Coeli a los pies de la patrona de Jaén, la Virgen de la Capilla que preside el presbiterio con motivo del mes de las flores.

Contenido relacionado

Enlaces de interés