El misionero jienense Andrés García expone la dura realidad de la República Democrática del Congo

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

El Movimiento Cultural Cristiano, la Casa de la Cultura y Solidaridad de Jaén y la Parroquia de San Juan de la Cruz han organizado una sencilla conferencia sobre la situación actual en la República Democrática del Congo que ha estado a cargo del misionero de la Consolata, D. Andrés García Fernández.

Tras la Eucaristía, que presidió este misionero natural de Jaén, comenzó la charla que llevaba por título: ‘Una esperanza para la R.D. del Congo: Solidaridad´. D. Andrés García quiso hacerse eco de la realidad dura y difícil que existe en El Congo: «con esta charla quiero que se conozca la realidad que existe allí, en la República Democrática del Congo, por lo menos en la provincia oriental en la que estoy trabajando. Yo fui a trabajar en el proceso de reconciliación y de diálogo de dos pueblos, del pueblo pigmeo y el pueblo bantú, en la diócesis de Wamba. Y ahora me encuentro delante otras amenazas que complican ese proceso y que ponen en peligro a las gentes que habitan allí».

Igualmente, D. Andrés insistió en la necesidad de una formación intercultural y de explotación justa de los recursos del país: «Creemos que dentro de poco nuestro camino de sensibilización y de evangelización allí no puede quedarse en la educación o formación de estos pueblos, sino formarlos para la interculturalidad y la convivencia desde el Evangelio. Además, tenemos que estar atentos a las empresas de explotación minera que se quieren instalar en la zona y los conflictos que están surgiendo en la reserva de fauna de okapis, que está al este de nuestra parroquia. Creo que nuestro ámbito de trabajo tiene que ir también en esas direcciones. Intentar dialogar, buscar vías para poder ayudar al pueblo a explotar los recursos naturales que existen allí, sin que haya riesgo para la población y el medio ambiente. No sé hasta qué punto llegará nuestra capacidad de diálogo con estas empresas y la capacidad de escucha o de negociación de ellas, que ya han pagado sumas bastantes sustanciosas al gobierno para sacar beneficios rápidos». D. Andrés pidió también el apoyo y la colaboración de todos para ayudar en esta situación: «pido vuestras oraciones y el apoyo, sobre todo logístico. Y, si llega el momento, que seáis nuestro altavoz de lo que pasa allí ante gobiernos y empresas. Además, si queréis sostener nuestra misión con un apoyo material, pues también os lo agradecemos».

«Me gustaría que hubiera gente que garantizara el relevo de nuestro trabajo misionero allí, porque lo que hacemos es un trabajo de generaciones, no se acabará delante de nuestros ojos este proceso, sino que será algo que llevará años e, incluso, siglos. Pero, el Señor estará allí para verlo y para dirigirlo. Él, que es nuestra esperanza y nuestro camino, nos guiará en la misión», continuaba.

Finalmente, quiso pedir a la Iglesia de Jaén, apoyo y acompañamiento. «Vosotros, Iglesia de Jaén, que me enviasteis allí, pido que no nos olvidéis. Creo que si vamos enviados por vosotros, esperamos también un acompañamiento personal, en la oración, en el interés y en la logística».

Contenido relacionado

Los niños protagonistas en la Asunción de María en la Catedral

Alrededor de 600 personas se han dado cita en la Catedral...

La noche de la Aparición recupera el esplendor previo a la pandemia

Tres años después, la noche de la Aparición ha recuperado la...

Miembros de Santa María de Torredonjimeno peregrinan, en comunidad, a Santiago

Emprender el camino hacia la tumba del apóstol Santiago, insertándose...

Enlaces de interés