Ornamentos litúrgicos de Paterna

Tras el Concilio Vaticano II, la austeridad de la Iglesia hizo que muchas obras de arte pasaran a un segundo plano, o incluso, desaparecieran. Por muchos años, se pensó que los ornamentos litúrgicos descritos en los inventarios parroquiales de Paterna del Campo habían desaparecido tras estas fechas, pese a haberse salvado de la quema de 1934.

Y es en el inventario de 1884, el más antiguo que se conserva en Paterna, donde se describen dos dalmáticas antiguas de terciopelo labrado con adorno de la misma tela guarnecido de cordón de seda amarillo. Dada la singularidad de estas piezas, fueron expuestas en la vitrina central de la sala I, del pabellón Mudéjar con el nº 197 en la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929. En el mismo catálogo se la describe como “dalmática de terciopelo picado carmesí con parches bordados de damasco blanco”. La otra dalmática, expuesta en la Vitrina III de la Sala X, se la describe como “dalmática de terciopelo labrado color carmesí con parches de raso blanco bordados de recortes”. Por suerte, al haber estado en una cajonera, conservamos las dos dalmáticas en perfecto estado de conservación, al igual que los dos cuellos, en las mismas condiciones. La descripción que nos aporta tanto el inventario de 1884 como el catálogo de la exposición, no se aleja de la realidad. El terciopelo está labrado con una semejanza a la flor de lis, rodeada de un rombo y un círculo, entrelazados, siguiendo un patrón lineal. Sobre este terciopelo, en los jabastros, una tira de seda blanca con trébol de tres hojas a modo de recorte en terciopelo, bordado con seda amarilla. El galón es de seda blanca y rosa, a modo de fleco. La decoración bordada también está en las bocamangas y en los calliculae de la parte anterior y posterior, siguiendo un modelo vegetal de las mismas características, añadiendo roleos y vegetal esquematizado rematando el cuadro. El fondo, en estos dos casos, es de seda blanca.

Pese a que durante el siglo XIX y mediados del siglo XX, hay registros escritos de que se compraba la seda para realizar los ornamentos en la localidad, destacamos una pieza que tienen la firma de Mariano Garín.

Mariano Garín es, sin duda, uno de los mayores exponentes del arte del bordado y el trabajo de la seda en Valencia, con una tradición textil de siete generaciones. Su fábrica, fundada en 1820 en Valencia, tuvo una gran actividad industrial que perdura incluso hasta nuestros días. Con el diseño llamado “San Felipe”, se conserva una capa pluvial, de color morado, bordado en oro con galón y flecos de este mismo material, formado por un ramo floral central, enmarcado con guirnaldas de forma romboidal con motivos vegetales y florales, adquiriendo movimiento y soltura, con borlas y cordones que se encuentran en la base del ramo. . Aunque los diseños han ido evolucionando, una manera de datación de estos ornamentos litúrgicos es por medio de los cierres, ya que la fábrica Garín también los realizaba, donde se grababa la razón social y el domicilio, especialmente para las capas pluviales. El broche que cierra esta capa pluvial de Paterna se fecha entre 1877 y 1889, por la descripción de la fábrica (Mariano Garín e Hijos).

Esperanza Señas Domínguez, Lic. en Historia del Arte

BIBLIOGRAFÍA

  • ARCHIVO PARROQUIAL DE PATERNA DEL CAMPO. Inventario de 1884.
  • EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA: Catálogo del Palacio de Bellas Artes, Sección Arte Antiguo. Sevilla: Exposición Ibero-Americana. 1930.
  • VICENTE CONESA, María Victoria: Seda, Oro y Plata en Valencia: Garín 258 años. Valencia: TRP Comunicación, 1997.

La entrada Ornamentos litúrgicos de Paterna se publicó primero en Diócesis de Huelva.

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Domingo III de Adviento – A

“El que había de venir” (Mateo 11, 2-11) El tercer domingo...

Vídeo mapping en la fachada de la Catedral, a iniciativa del Ayuntamiento de Huelva

Como novedad este año, dentro de la programación navideña diseñada por...

Enlaces de interés