José María Tortosa: por mi 25 aniversario de ordenación sacerdotal

Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

Ahora que han pasado unos días y con más serenidad y objetividad, si cabe, quiero transmitir el entusiasmado agradecimiento a todos los que de alguna manera me habéis acompañado en la celebración festiva y agradecida a Dios por los 25 años de sacerdote en la diócesis de Guadix-Baza. Nombraros a todos me es imposible, así que permitidme destacar a algunos y en ellos reconoceros todos los presentes y ausentes.

La cita ha sido en Jérez del Marquesado, el 29 de junio de 2016, festividad de San Pedro y San Pablo, justo el mismo día en que recibí el sacramento de la ordenación sacerdotal en la catedral de Guadix por el obispo D. Ignacio Noguer Carmona.
Para mí, la iglesia parroquial de Jérez del Marquesado se ha vestido de fiesta y se ha hecho fiesta (¡menuda “orquesta” con artista invitado –Pablo Valero- y coro!), una fiesta de hermandad, emotiva, cercana, llena de gestos de cariño y complicidad a todos los niveles. Se ha preparado el día con mucha ilusión, tanto la celebración de la Eucaristía, muy festiva y participativa, como la “tapa” posterior a la celebración que, aunque llovía de lo lindo, se ha resuelto con mucha agilidad. ¡Gracias!
Me he sentido arropado por todos, tanto por mis compañeros en el sacerdocio de la diócesis y de otros lugares (entre ellos Amador Galán, de Asturias, ¡menudo viajazo!), como por la feligresía de Jérez del Marquesado y amigos venidos de las diferentes parroquias por donde he desarrollado el ministerio sacerdotal (Baza, Albuñán, SanFra de Granada, Alquife, Dólar, Aldeire, etc.). Tampoco han faltado mis amigos de toda la vida, los del pueblo, con los que crecí y desarrollé mi vocación, el curso 8º del año 1977, acompañados también por los maestros de la escuela en nuestra infancia, a los que tanto les debemos y queremos (Álvaro, Susana, Emilio y Trini) y que, desde hace años, son nuestros amigos. También han estado amigos con los que compartimos estudios en el seminario, pero que siguieron su camino por el sacramento del matrimonio (Jacinto y su mujer Amparo que, venidos de Castellón, nos han traído un olivo, ya plantado como recuerdo en el jardín de la casa parroquial). A todos gracias.
D. Francisco Domingo Loren, sacerdote de la diócesis, jubilado y que fue quien despertó mi vocación, además de ser un sacerdote muy querido por mí y por mi familia. Sé que ha hecho un esfuerzo para estar aquí, y nos ha acompañado con sus hermanas. Muy emocionado agradecía el día de hoy y compartir estos momentos tan especiales, también para él.
Proyecto Hombre, el que tanto me ha dado y al que tanto le di porque lo necesitábamos. Voluntarios, terapeutas, adictos rehabilitados, familiares, su director actual y compañero en el ministerio (Manuel Mingorance), así como familiares de personas que han pasado por los programas de rehabilitación y reinserción de las drogas y otras adicciones han estado presentes.
Por supuesto estaban en primera fila, mi querida familia de origen, mi madre Emilia Alarcón, con sus 86 años, ¡guapa! Y mis hermanos (Jesús, Emilia, Carmen Mari), cuñado Juan, cuñada Conchi, y sobrinas (Inma y Raquel) que tanto quiero y que tanto me quieren. Con ellos aquí, era imposible olvidar y recordar a mi padre, Jesús Tortosa, fallecido hace muchos años, pero que tanto ha aportado a mi vida de fe y mi compromiso social. Mi tía Pepita (única hermana de mi madre) y sus hijos José María y Dunia, mis primos también nos acompañaron.
Cada uno de los presentes habéis aportado mucho a mi fe y a mi sacerdocio, me habéis ayudado a mantener la fe, como dice San Pablo, y a ser fiel a esta Iglesia que nos ha dado a conocer a Jesucristo, el Hijo de Dios vivo que está presente en medio de nosotros a través de su Espíritu Santo que alienta nuestras vidas y nos hace felices.
Al igual que cuando recibí la ordenación sacerdotal, pedí a los presentes que el mejor regalo era su presencia pero, que si querían regalarme algo, fuera dinero para dedicarlo a Proyectos Solidarios: un proyecto en Togo (África), la creación de un dispensario médico, que apadrina mi querida amiga Nuria de Chauchina que estuvo presente. Y, Proyecto Hombre. La colecta solidaria se hizo en el mismo momento y se recaudaron 2.000,80 € que ya, bien distribuidos, están en su destino. También gracias.

José Mª Tortosa Alarcón

Contenido relacionado

La imagen peregrina del Corazón de Jesús llega a las parroquias de Alamedilla y...

La imagen peregrina del Corazón de Jesús sigue su recorrido por...

X Encuentro Mundial de las Familias. Catequesis 2: llamados a la santidad

 Catequesis preparatorias para el X Encuentro Mundial de las Familias. Preparadas...

X Encuentro Mundial de las Familias. Catequesis 1: el amor familiar, vocación y camino...

 Catequesis preparatorias para el X Encuentro Mundial de las Familias. Preparadas...

Enlaces de interés