Se abre un “tiempo de gracia y bendición”

Apertura de los actos celebrativos del centenario de la marcha a la Casa del Padre del Venerable José Gras y Granollers, fundador de Hijas de Cristo Rey y quien fuera canónigo del Sacromonte. El Obispo de Urgell, Mons. Joan Enric Vives, ha inaugurado hoy viernes los distintos actos con motivo de esta efeméride y ha presidido la Eucaristía en la iglesia de San Francisco, en Granada.

En nuestra Diócesis de Granada se han iniciado hoy viernes, 7 de julio, los actos conmemorativos con motivo del centenario que en 2018 se cumplirá del fallecimiento en Granada del Venerable José Gras y Granollers, fundador de la congregación Hijas de Cristo Rey. A estas celebraciones se han sumado también otras diócesis donde está presente la congregación, iniciando así “un tiempo de gracia y bendición”, en palabras del Obispo de Urgell, Mons. Joan Enric Vives, que ha celebrado la Eucaristía de apertura del centenario en la iglesia de San Francisco, en Granada.

La congregación, así como miembros de la familia educativa, docentes, alumnos y padres, han participado en los distintos actos que se han celebrado por la mañana en el Colegio Mayor Cardenal Cisneros, culminando así el primer día de celebraciones con la Santa Misa.

Mons. Vives estuvo acompañado en el altar por una veintena de sacerdotes diocesanos, entre ellos el Vicario de Pastoral del clero, D. Blas Gordo, el de Hermandades y Cofradías, D. Antonio Valverde, y el canónigo del Sacromonte, D. Juan Sánchez Ocaña, lugar éste último de la Iglesia granadina al que estuvo muy vinculado el fundador de Hijas de Cristo Rey ya que fue canónigo.

A lo largo de un año, hasta el próximo 7 de julio de 2018, cuando sea clausurado el centenario por nuestro Arzobispo Mons. Javier Martínez, tal y como anunció en la Eucaristía de apertura el Obispo de Urgell, la congregación en nuestra Diócesis acogerá diversas actividades y celebraciones.

En sus palabras dirigidas a los fieles, el Obispo Mons. Vives, que trasladó el saludo y afecto a la congregación y personas a ella vinculada de nuestro Arzobispo Mons. Martínez, deseó que este aniversario centenario sea “un tiempo de gracia y bendición”. “Un centenario tiene que ser así, para rememorar, es decir, recordar, pasar por el corazón toda la vida, la obra, el servicio, el amor, tanto de José Gras como de estos cien años después de su muerte, que han sido de bendición para la Iglesia, para el mundo”, señaló el Obispo de Urgell. Asimismo, el obispo deseó a todos que la alegría compartida en el día de la apertura “dure todo este centenario y siempre”.

AGRADECIMIENTOS
Por su parte, la Congregación en Granada también dirigió unas palabras a los asistentes al término de la Eucaristía, recordando el motivo que les ha congregado: “Hoy nos hemos reunido en Granada, no para recordar que el padre Gras murió, sino para afianzarnos en la esperanza de que él sigue, desde el Cielo, alentando en nosotros la vida divina, intercediendo para que Cristo reine por siempre en nuestros corazones”.

“Encomendamos muy especialmente a su mediación a todos los que han colaborado y participado en los actos celebrativos de esta apertura del centenario”, señaló la Congregación, que agradeció a Mons. Vives la celebración de la Eucaristía, así como a los vicarios episcopales presentes y sacerdotes concelebrantes.

Asimismo, la congregación en Granada extendió los agradecimientos “a la Madre General Rita María Zurita y su Consejo, a la Comisión del centenario, a la Comunidad de San Gregorio y otras comunidades de Granada, a quienes han embellecido la celebración con el testimonio y dotes artísticas, y a quienes han participado con su esfuerzo generoso y callado”, así como a la comunidad franciscana, en cuya iglesia se celebró la Eucaristía de apertura de las celebraciones con motivo de este centenario.

PRESENCIA EN GRANADA
Hijas de Cristo Rey está presente en la Diócesis de Granada desde su fundación en 1876. Desarrollan su tarea pastoral en el ámbito educativo con un colegio de bachiller y módulos de grado superior en el barrio del Albaicín, donde tienen la Casa madre, y una residencia universitaria en el centro de la ciudad (junto a Gran Vía).

Asimismo, en la provincia de Granada, Hijas de Cristo Rey tienen una Escuela Hogar en Albuñol y otra en Huétor Tájar, que, si bien al principio de su creación atendían a niños de ámbitos rurales que no podían acudir al colegio, hoy se ocupan sobre de niños con dificultades familiares, algunos de ellos procedentes de familias desestructuradas y rotas, así como niños procedentes de familias inmigrantes.

Paqui Pallarés

Contenido relacionado

Enlaces de interés