Los granadinos celebran la fiesta de su patrón en la Abadía del Sacromonte

La Abadía del Sacromonte acogió ayer las celebraciones en honor a san Cecilio, patrón de Granada, en una jornada que comenzó con la celebración de la Misa Pontificial del Voto en la iglesia de la Asunción, presidida por nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, y concelebrada por el Cabildo Sacromontano y un grupo de seminaristas del Seminario Mayor, ante la presencia de autoridades civiles y militares, junto al pueblo cristiano de Granada.

Un año más, la Abadía del Sacromonte de Granada acogió las celebraciones en honor a san Cecilio, patrón de la Archidiócesis, que como marca la tradición, se conmemora el domingo siguiente a la fiesta litúrgica del santo, que se celebra el 1 de febrero, día en el que tuvo lugar la celebración de la Misa por el rito hispano mozárabe en la Abadía.

En una día de peregrinación hasta la iglesia de la Asunción para el pueblo granadino, la jornada comenzó con la celebración de la tradicional Misa del Voto a san Cecilio que estuvo presidida por nuestro Arzobispo, Mons. Javier Martínez, y concelebrada por el Cabildo Sacromontano y un grupo de seminaristas del Seminario Mayor “San Cecilio”, ante la presencia del pueblo cristiano de Granada.

Durante su homilía, Mons. Javier Martínez, quiso agradecer a las autoridades civiles y militares, a la Hermandad y a los miembros de la Fundación Abadía del Sacromonte, allí presentes, entre otras menciones, su implicación y apoyo en el proceso de recuperación de la Abadía, enclave histórico de la diócesis que encierra buena parte de la historia de todos los granadinos:

“Damos gracias al Señor al celebrar san Cecilio porque en un momento de extrema dificultad en Granada, dos culturas, la cultura cristiana del norte de España y del norte de Europa y la realidad morisca, en un momento difícil y complejo, la Abadía supo ser un lugar de oración y peregrinación, de estudio y de trabajo, y de caridad que justo entorno a la figura de María, supo unir a las dos comunidades e iniciar un camino precioso del que todos nosotros somos herederos”, afirmó Mons. Martínez.

Al final de la celebración, el Arzobispo, en nombre del Romano Pontífice impartió la Bendición Apostólica con Indulgencia Plenaria a todos los fieles presentes que posteriormente pasaron a venerar las reliquias de san Cecilio que se expusieron a lo largo de toda la jornada en la iglesia de la Asunción dentro del Relicario Mayor. Después de la veneración tuvo lugar la visita de nuestro Arzobispo, acompañado por las autoridades civiles y militares, a las Santas Cuevas donde se depositó la ofrenda floral a san Cecilio.

La fiesta del patrón continuó en la explanada exterior de la Abadía, en un entorno familiar y de convivencia en la que los granadinos pudieron asistir también a la Misa en la Abadía por la tarde y visitar las Santas Cuevas gratuitamente.

María José Aguilar

Contenido relacionado

Enlaces de interés