Los seglares, llamados a ser apóstoles en el mundo

Diócesis de Cartagenahttps://diocesisdecartagena.org/
La diócesis de Cartagena es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la catedral de Santa María, situada en la ciudad de Murcia.

Bajo el lema «Familia cristiana, apóstoles en el mundo», la Iglesia celebró este fin de semana, en la solemnidad de Pentecostés, el Día del Apostolado Seglar y Acción Católica. Una celebración que a nivel diocesano tuvo lugar el sábado por la tarde en la parroquia de San Bartolomé de Beniel.

A través de la charla impartida por el párroco de Beniel y delegado episcopal de Cáritas, D. Antonio Guardiola, los presentes reflexionaron sobre las características que debe tener el apóstol seglar que debe evangelizar en las periferias. «Entendida la caridad como el encuentro con el otro, con el hermano, vemos la necesidad de servir desde el silencio, el acompañamiento, la contemplación, la encarnación en la pobreza del mundo en el que vivimos, nos movemos y nos comprometemos. Para ello necesitamos una comunidad donde formarnos, reflexionar y comprometernos con un objetivo común: dar respuesta a los más necesitados haciendo de ellos una prioridad vital», explican desde Acción Católica.

Los laicos que trabajan en la Iglesia en los movimientos de Apostolado Seglar y en Acción Católica General conocen lo que significa servir a los hermanos y promover la dignidad de la persona, en este campo hay mucho trabajo que hacer. Otra realidad que está en el punto de mira de un cristiano es ayudar a valorar la vida y respetar el derecho inviolable de la misma, porque somos imagen y semejanza de Dios, la vida merece todo el respeto, como lo merece la atención y el respeto a la familia.

Los laicos están llamados a ser levadura en la sociedad, a participar en la vida política, cultural y social para iluminarla desde el Evangelio y servir a los conciudadanos desde la verdad y la justicia de Dios para construir un mundo muevo y estar atentos para evitar instalarse en el dulce desinterés e indiferencia por todo. La vocación de un cristiano es trabajar para colocar al hombre en el centro de la vida económica y social. Una vida apasionante como evangelizadores.

Tras la ponencia celebraron la Eucaristía junto a la comunidad parroquial de San Bartolomé y después disfrutaron de un ágape compartido.

Contenido relacionado

Ciclo de conciertos de órgano por el tercer centenario de la iglesia del Carmen

La parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Murcia ha organizado...

La Virgen de la Arrixaca visita la catedral

El obispo presidió la Eucaristía en la que se encontraron las...

La Navidad que nace en un convento de clausura

Las Hermanas Pobres de Santa Clara de Algezares venden a través...

Enlaces de interés