Emmanuel, Diogo y Ángel se incorporan este fin de semana al presbiterio diocesano como nuevos sacerdotes

Diócesis de Cartagenahttps://diocesisdecartagena.org/
La diócesis de Cartagena es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la catedral de Santa María, situada en la ciudad de Murcia.

A lo largo del año serán ordenados presbíteros once diáconos, nueve de los cuales recibirán el Orden Sacerdotal durante este mes de julio. Este fin de semana, el Obispo de Cartagena, Mons. José Manuel Lorca Planes, ordenará a Emmanuel, Diogo y Ángel.

Emmanuel Bezerra Moreno: «Soy un instrumento inútil, es Jesucristo quien lo hace todo a través de mí»

Emmanuel tiene 31 años y es natural de Iguatu (Brasil). Asegura que su vocación nació de escuchar la Palabra y del conocimiento del sacerdocio a través de un «cura que quitó mis perjuicios. Me llamó mucho la atención su desapego y disponibilidad». El Camino Neocatecumenal le ayudó a conocer la Iglesia, la dignidad de la liturgia y el vivir intensamente la Eucaristía.

Trabajaba en una empresa cuando durante una convivencia sintió la llamada al sacerdocio. En 2005 entró en el Seminario Redemptoris Mater de Brasilia donde cursó la Filosofía. Después estuvo dos años de itinerancia en Israel y Brasil. Realizó el primer curso de Teología en Brasilia y fue enviado al seminario de Murcia. Estaría dos años más de misión en Córdoba, Ecuador y México. Fue en este último país donde más tiempo permaneció y cuya experiencia recuerda con más intensidad: «Fue un tiempo difícil porque estuvimos en la zona más peligrosa, pero allí pude comprobar que Dios es nuestro escudo. Esta experiencia reafirmó y afianzó mi vocación y el espíritu de servir a Dios donde me envíe la Iglesia. Estar disponible a las necesidades de la Iglesia da libertad interior».

El pasado mes de diciembre fue ordenado diácono y durante estos meses ha servido en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario de La Unión. «He sentido una alegría que no era mía al realizar los bautizos. Me he preguntado muchas veces: ‘¿quién soy yo para hacer esto?’ Soy un instrumento inútil, es Jesucristo quien lo hace todo a través de mí».

Mañana sábado, recibirá el Orden Sacerdotal de manos del Obispo de Cartagena junto a Diogo en la parroquia de la Santísima Trinidad de San Pedro del Pinatar y presidirá su primera misa el lunes, en el Santuario Basílica Menor de la Vera Cruz de Caravaca, a las 19:00 horas

Emmanuel anima a los jóvenes que estén sintiendo la llamada al sacerdocio a no tener miedo: «El Señor no quita nada, lo da todo. Es lo mejor que hay, es lo que yo he experimentado estos 10 años».

Diogo Estelio de Pinho Silva: «Donde Dios te mande Él hace la obra»

Junto a Emmanuel se ordenará también Diogo, de 27 años y también brasileño. Nació en Belem aunque pronto su familia se trasladó a Brasilia, en cuya universidad comenzó los estudios de Geología.

De personalidad introvertida, asegura que fue el grupo de jóvenes del Camino Neocatecumenal el que favoreció que su carácter fuera más abierto, más social. En 2007 participó en un encuentro en Aparecida al que acudía el Papa Benedicto XVI. «Aunque no me levanté durante el encuentro sí sentí la llamada». Habló con su párroco y este le animó a hacer el signo de levantarse durante una celebración.

En 2008 entró en el Seminario Redemptoris Mater de Brasilia, donde estudió los dos cursos de Filosofía. En diciembre de 2009 fue enviado al seminario de Murcia. Realizó después dos años de itinerancia en Brasil en cinco equipos distintos. «Fue un tiempo impresionante. Dios provee. Donde Dios te mande Él hace la obra. Hace falta gente que anuncie».

El diaconado lo ha realizado en la parroquia de San José Obrero de Cieza. «Ahora mi vida tiene sentido, tengo un para qué y para quién vivir», asegura.

Diogo presidirá su primera misa el martes, en el Santuario Basílica Menor de la Vera Cruz de Caravaca, a las 9:15 horas.

Ángel Molina Casalins: «He visto la necesidad de Dios y de buenos sacerdotes»

Fueron su madre y su abuela quienes, desde niño, le transmitieron la fe y la devoción a la Virgen María en la advocación de la Fuensanta. Asegura que este fue el germen de su vocación sumado al ejemplo de buenos sacerdotes, como D. José Antonio Rodríguez y D. Miguel Ángel Gil, a vivir la fe en comunidad y, sobre todo, al encuentro personal con Jesucristo.

El tiempo del seminario fue difícil y a la vez «necesario y hermoso para confirmar la llamada y para que la Iglesia me dijera el modelo de sacerdote que necesita para estos tiempos». Durante estos años ha realizado su labor pastoral en diferentes lugares: con las Hermanitas de los Pobres de Puente Tocinos, en la parroquia de San Miguel de Murcia, en la Catedral y en la parroquia de San Lázaro de Alhama de Murcia. Estos últimos meses ha servido como diácono en la parroquia de San Bartolomé de Beniel, un tiempo del que asegura solo puede decir cosas buenas. «Me han ayudado a crecer y a madurar mi vocación. Allí he visto la necesidad de Dios y de buenos sacerdotes».

Con 27 años será ordenado sacerdote este domingo en la parroquia de San Andrés de Murcia. «La parroquia está totalmente volcada, viviendo estos días con mucha ilusión. Me están ayudando a centrarme en la ordenación encargándose ellos de las cosas secundarias». Será allí, en su parroquia, donde presida su primera misa el lunes, a las 19:30 horas.

Ángel agradece a los rectores y formadores que le han acompañado estos años, a sus compañeros de curso y a todas las personas que desde su anonimato han ofrecido sacrificios y oraciones por su vocación.

Y a los jóvenes que puedan sentir la llamada al sacerdocio les dice que «se fíen del Señor, que lo escuchen en la oración y los sacramentos; que tengan una dirección espiritual seria y que estén abiertos a la misión que Dios quiere para ellos».

Contenido relacionado

Enlaces de interés