Fallece el canónigo gaditano José Manuel Daza Tello, a los 58 años

Diócesis de Cádiz-Ceutahttps://www.obispadocadizyceuta.es/
La diócesis de Cádiz y Ceuta es el resultado de la unión de la Gadicensis y Septensis bajo un único obispo titular, proceso que se inició en 1857 y culminó en 1933. Es sufragánea de la Archidiócesis de Sevilla y no tiene enclaves territoriales en otras diócesis ni de otras en su demarcación.
Tras recibir la noticia del fallecimiento del canónigo gaditano José Manuel Daza Tello me ha venido a la memoria la conversación que mantuve con él a escasos días de que le dieran el diagnóstico de la cruel enfermedad que, por sus síntomas, nos había parecido inofensiva: “Tengo plena conciencia -me dijo él- de los límites y, con estas palabras me refiero directamente a la muerte”. Hablamos detenidamente de lo inútil que era ocultarla para dar la impresión de que ha desaparecido de nuestros paisajes. No advertimos que, en el fondo de los diferentes temores que experimentamos, ante determinadas situaciones, late miedo que nos produce la muerte. “Yo estoy convencido -afirmó- de que la mejor manera de afrontarla es mirándola cara a cara tratando de descubrir su sentido o, mejor dicho, de vivir la muerte”.
El padre José Manuel era -es- un sacerdote que, desde que, tras estudiar en nuestro Seminario Diocesano y en la Universidad Gregoriana de Roma, fue ordenado en 1991, en sus diferentes tareas pastorales como Rector y Profesor del Seminario, como Delegado del Clero, como párroco en San Antonio de Padua, en San Juan Bautista, como Arcipreste de Chiclana y asesor religioso de la Asociación Madres de Nazaret, nos ha explicado las diferentes maneras de alimentar la fe mediante oración, ese fecundo manantial en el que ha bebido para nutrir su fe en una vida trascendente. En todos sus ministerios ha vivido su sacerdocio como un seguimiento a Jesús de Nazaret, asumiendo los valores y el estilo del Evangelio, pensando, sintiendo y cumpliendo la gozosa tarea de acompañar, de consolar y de aliviar los sufrimientos de las personas más necesitadas. “En estos últimos días estoy encerrado en casa SÍ, pero con el corazón muy abierto al amor de Dios dispuesto siempre a servir a quien necesite de mi ayuda”.
En sus clases, en sus homilías, en sus catequesis y en sus conversaciones nos ha invitado amablemente para que creyéramos y viviéramos las enseñanzas de Jesús de Nazaret. Su bondad se traducía en prudencia, en humildad, en austeridad, en esperanza y en una entrega incondicional a las familias heridas por la pobreza, por el paro y por las experiencias del fracaso y de la separación. Ha acogido, acompañado y amado a los que, a su alrededor, sufrían unos problemas lacerantes. Su luminoso ejemplo nos seguirá orientando, mantendrá su presencia y evitará la desaparición total. Las huellas de una persona en la vida de otra son indelebles, no las puede borrar ni la misma muerte. Ha fallecido un sacerdote bueno, un estímulo de esperanza en medio de un mundo ensombrecido, un creyente que ha abierto caminos por los que sus conciudadanos, sus hermanas y hermanos, vivieran en paz, en justicia y en amor. Que descanse en paz.
José Antonio Hernández Guerrero

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Vigilia de oración por todos los migrantes fallecidos

“…si queremos cooperar con nuestro Padre celestial en la construcción del...

Nuevas jornadas de formación en Oratorios de Niños Pequeños

Desde el Secretariado de Catequesis se han preparado unas nuevas jornadas...

Enlaces de interés