Fallece Sor María Paz Álvarez Gastón, religiosa mercenaria de la Caridad en Almería

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

La religiosa fallecida era hermana del Obispo emérito de Almería, Mons. Rosendo Álvarez Gastón, a quien acompañó durante años con la autorización y al mismo tiempo como destino para ella de sus superioras.

El domingo día 6 de noviembre fallecía a las 23 horas en el Hospital Clínico de Málaga, a la edad de 82 años, Sor María Paz Álvarez Gastón,religiosa de la Comunidad que las Mercedarias de la Caridad tienen en Canjáyar (Almería, atendiendo una residencia de ancianos. El día 5 de octubre de 2011 fue intervenida quirúrgicamente en el mencionado Hospital Clínico de Málaga afectada de una cardiopatía crónica. 

La religiosa fallecida era hermana del Obispo emérito de Almería, Mons. Rosendo Álvarez Gastón, a quien acompañó durante años con la autorización y al mismo tiempo como destino para ella de sus superioras. Cuando vino a Almería acompañando a su hermano, Sor María Paz dejaba tras de sí años de comprometida acción misionera en África y de servicio a los ancianos, a los enfermos y a los más necesitados en varios destinos.

Sor María Paz había nacido en Mués (Navarra) el día 24 de abril de 1929. Ingresó en el noviciado de la Congregación de Hermanas Mercedarias de la Caridad, en Zumárraga (Guipúzcoa) el día 15 de abril de 1952.  Tomó el hábito el día 23 de octubre de 1952, haciendo la primera profesión el 23 de octubre de 1953, y los votos perpetuos el día 27 de octubre de 1958. Como primer destino fue enviada a Placencia de las Armas (Guipúzcoa), en enero de 1954. Dos años más tarde fue destinada a la Clínica de Nuestra Señora de Aránzazu en San Sebastián.

En agosto de 1960 embarca para Angola, donde estuvo casi veinticinco años, siendo su primer destino en aquel país Lombe (Malange). Dos años después forma parte de las hermanas de la Comunidad de Maxinde, en el barrio de Malange; en julio de 1966 es destinada a la misión de Brito Godins (Malange). En 1970 pasa a la comunidad de la capital, Luanda, para trabajar en las escuelas de un barrio de dicha ciudad. En 1973 vuelve a Maxinde. En 1974 vuelve a España destinada a Viana, para formar parte de la comunidad fundadora del noviciado de esta ciudad. En el año 1976 es destinada de nuevo a Malange para formar parte de la Comunidad de hermanas nativas, en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, volviendo en 1978 al barrio de Maxinde. Un año después es enviada a Cabinda, enclave junto al río Zaire. En 1982 recibe orden de ir a la fundación de Kibala (Diócesis de Ngunza), donde el 12 de junio de 1984 toda la Comunidad de hermanas es secuestrada en Kibala (Angola) por el grupo terrorista «Unión Nacional para la Independencia Total de Angola» (UNITA); y durante más de tres meses fueron retenidas en la selva, siendo  liberadas el día 8 de septiembre de 1984.

De vuelta a España, Sor María Paz inicia, en enero de 1985, la etapa de servicio de la Iglesia de Jaca y atención al ministerio de su hermano Mons. Álvarez Gastón. En enero de 1985 le acompaña a Jaca, siendo asignada a la comunidad de su Congregación de Mercedarias de la Caridad de la Rochapea, en el barrio de la ciudad de Pamplona. 

El 16 de junio de 1989 Mons. Álvarez Gastón es trasladado a Almería, a donde le acompaña su hermana, asignada ahora a la Comunidad de Gádor (Almería). Al retirarse la comunidad de Gádor, pasa a pertenecer a la comunidad de Canjáyar, residiendo en Almería junto a su hermano.

En 2002, cuando su hermano pasa a la condición de Obispo emérito de Almería, traslada definitivamente su residencia a esta última comunidad, de la cual forma parte, de Mercedarias de la Caridad de Canjáyar.

Tras la Misa exequial, oficiada por Mons. Adolfo González Montes, Obispo de Almería, y los ritos funerarios de inhumación, su cuerpo descansará en el panteón de la Congregación de Religiosas Mercedarias, en el cementerio de Canjáyar bajo el signo de la cruz de Cristo, tras la celebración del Año Jubilar de la Santa Cruz de Canjáyar recién clausurado, en espera de la resurrección.  

Contenido relacionado

La parroquia de Santiago de la capital celebra a su titular con la visita...

El pasado domingo, la parroquia de Santiago celebraba al patrono de...

Carta de Mons. Gómez Cantero para explicar el traslado del Seminario

A la Comunidad de la Iglesia que peregrina en Almería: Gracia...

LA LUZ DEL SEPULCRO DEL APÓSTOL

Queridos diocesanos: La fiesta de Santiago en este año santo cobra una...

Enlaces de interés