Domingo de Pascua en la Resurrección del Señor

Diócesis de Almeríahttps://diocesisalmeria.org/
La diócesis de Almería es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Almería.

Eran las 11,00 h. cuando comenzaba la santa Misa estacional del Domingo de Resurrección, mientras la Catedral continuaba recibiendo fieles que se incorporaban a la Misa. Cantaba la schola del Seminario y el pueblo, que recibía el agua lustral de Pascua y escuchaba la homilía del Obispo exhortando a todos a retomar y poner en práctica las promesas bautismales. La Misa de Pascua congrega a las cofradías de Semana Santa, con sus hermanos mayores al frente, que ocupan su lugar. El Obispo agradecía el esfuerzo realizado por los cofrades, pues este año todas las cofradías han llegado hasta la Catedral para la estación de penitencia. Las cofradías son recibidas a la puerta de la Catedral por un representante del Cabildo y los cofrades recitan una breve oración, reciben la bendición y continúan el desfile. Sólo el Santo Entierro introduce a las dos imágenes titulares en el recinto sagrado de la Catedral. Salen, sin embargo de la Catedral, las dos Hermandades domiciliadas en ella: la Hermandad del Prendimiento y la de Estudiantes, ambas el Miércoles Santo. El broche de oro lo pone la salida de la Catedral del Resucitado, cuyo desfile venía siendo gestionado por la Agrupación de Hermandades y Cofradías de la Capital, hasta que ha surgido la nueva Hermandad del Resucitado. La última procesión de Semana Santa salía, como siempre, tras la celebración de la santa Misa y una vez el Obispo impartiera la Bendición Papal de Pascua. Son cientos los fieles que acuden a la bendición y salida del Resucitado.

El Obispo acompañó el paso del Resucitado hasta que abandonó la Plaza de la catedral, y como viene siendo ya tradición, después de dar la orden de martillo para la última “levatá”, la que este año los costaleros dedicaron a la memoria de los 115 mártires del siglo XX en Almería recién beatificados por el Papa Francisco. El capataz del paso les exhortaba a ser testigos de Cristo en nuestra sociedad como lo fueron los mártires: “¡Con el Señor de la vida al cielo!”.

Colgamos aquí la homilía de Pascua del Obispo.

Contenido relacionado

Homilía en la Misa de apertura del Sínodo de los Obispos Fase diocesana

Lecturas bíblicas: Is 53,10-11; Sal 32,4-5.18-20.22 (R/. «Que tu misericordia, Señor,...

María nos habla desde la columna del Pilar

Lecturas bíblicas: 1Cr 15,3-4.15-16; 16,1-2; Sal 26,1.3-5 (R/. «El Señor me...

Enlaces de interés