San Gonzalo de Amarante, de la Parroquia de San Gonzalo (Sevilla)

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Se cumplen en este año de 2022 el 80 aniversario de la erección canónica de la Parroquia de San Gonzalo. Nos unimos a esta efeméride con el presente artículo acerca de la imagen titular de esta parroquia trianera situada en el Barrio León.

La Parroquia de San Gonzalo es obra del arquitecto catalán José María Ayxelá Tarrats (1907-1986), teniendo lugar el acto de colocación de la primera piedra de este templo el 29 de junio del año 1938, con la presencia del Cardenal Segura, así como del general Gonzalo Queipo de Llano, a quien debe esta iglesia su nombre, al que acompañaba su esposa, Genoveva Martí, la cual se ofreció entonces a donar la imagen del santo titular. El templo se bendijo el domingo 9 de marzo de 1941 por José Arroyo Cera, recordado párroco de Señora Santa Ana de la cual dependía entonces esta iglesia del Barrio León, que fue elevada a rango de parroquia el 26 de abril de 1942, celebrándose por tanto en este año de 2022 el 80 aniversario. Todos estos datos han sido aportados por el investigador Daniel Villalba Rodríguez, feligrés de esta Parroquia, a quien agradecemos su colaboración en la redacción de este artículo.

De planta de cruz latina, sobresale en esta iglesia el zócalo cerámico realizado en la fábrica trianera de Ramos Rejano, obra del ceramista Alfonso Chaves Tejada, quien contó con la colaboración de otros artistas como Juan Oliver. Dicho zócalo fue colocado en 1954, datándose de 1945 el situado en el presbiterio, y presenta un rico y variado programa iconográfico en el que destacan algunas de las principales devociones de nuestra tierra, como Santas Justa y Rufina, la Virgen de los Reyes o la Virgen del Rocío, junto con los evangelistas, santos populares como San Antonio de Padua o Santa Teresa de Jesús, y santos vinculados a las Hijas de la Caridad y a la Congregación de los Padres Paúles, que regentan la Parroquia desde su creación, así como varias escenas evangélicas y alegorías eucarísticas.

Presidiendo el ático del retablo mayor se encuentra la imagen de San Gonzalo de Amarante, obra del prolífico escultor e imaginero sevillano Antonio Castillo Lastrucci, quien la talla en el año 1939, formando parte en noviembre de ese año en una exposición en Sevilla que mostraba la producción de este escultor. Está realizada en madera de cedro y policromada al óleo, estando la capa y la esclavina estofadas con oro metal.

Castillo Lastrucci representa a San Gonzalo de pie, alcanzando una altura de un metro con setenta centímetros. Aparece vestido con el hábito dominico formado por alba o túnica blanca, escapulario, esclavina con capucha y capa negra, con un rosario a la cintura, y portando en su mano izquierda un bastón que alude a su condición de peregrino a los Santos Lugares, llevando en su derecha un pergamino que hace referencia a su carisma de predicador. De acusada verticalidad, los pliegues del manto que cruza por delante quedando recogido en su brazo izquierdo le aportan movimiento al conjunto. Destaca en esta imagen su mirada llena de unción dirigida hacia abajo, que muestra su humildad, así como su gran caridad y su generosidad con los más pobres. Completa su iconografía un sencillo nimbo de metal dorado realizado por Alejandro Pérez Muñoz con motivo de la restauración de esta imagen en el año 2015, en una intervención llevada a cabo por el restaurador Manuel Ángel Fernández Escobar, en la que se fijó la capa pictórica, se sellaron las grietas, se arreglaron los ensambles y se limpió la policromía, reintegrándose las lagunas que presentaba con estuco tradicional mediante la técnica de acuarela y pigmentos al barniz. En noviembre del año siguiente fue devuelta de nuevo al culto.

El beato Gonzalo de Amarante nació en la población portuguesa de Tagilde en 1187, habiendo destacado en su vida por su entrega a los fieles, así como por su caridad para con los pobres y necesitados y por su devoción a la Virgen María, la cual según la tradición se la había aparecido en dos ocasiones. Por ello, en la fachada de este templo del Barrio León, se dispone un retablo cerámico que muestra este episodio de la aparición de la Virgen a San Gonzalo, obra del pintor y ceramista Eduardo Acosta Palop, de la Fábrica trianera de Mensaque, realizado en 1939. Peregrinó a Tierra Santa y posteriormente ingresó en la Orden de los Dominicos, terminando sus días en una ermita en la ciudad lusa de Amarante, donde muere el 10 de enero de 1259. Cuenta su hagiografía que ayudó a construir un puente sobre el río Tamega, hecho que la piedad popular reviste de diversos episodios milagrosos. Así, en otro retablo cerámico de la fachada de esta parroquia, haciendo pareja con el citado anteriormente con el que comparte autor y cronología, se nos presenta al santo portugués ante un puente de piedra.

Antonio R. Babío, delegado diocesano de Patrimonio Cultural

Fotografías de Daniel Villalba

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Enlaces de interés