Invitación del Arzobispo a “renovar el orgullo de ser hijos de la Iglesia”

Archidiócesis de Sevilla
Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

El Arzobispo de Sevilla ha presidido la misa con motivo de festividad de la patrona de la Guardia Civil, la Virgen del Pilar. La Eucaristía se celebró en la capilla de la Comandancia de Montequinto (Dos Hermanas), y mons. Asenjo Pelegrina comenzó su homilía subrayando la deuda que la sociedad española tiene contraída con la Benemérita: «los servicios que ha prestado y sigue prestando a nuestro pueblo y a la que tanto debe la sociedad española como garante de nuestra seguridad personal y comunitaria». También tuvo un recuerdo para «los compañeros que prestan servicios especialmente delicados o peligrosos y por quienes han muerto en el cumplimiento del deber o como víctimas del terrorismo».

Más adelante abogó porque el encuentro de esta jornada festiva con la Virgen «transcienda la dimensión sentimental o tradicional de una fiesta muy querida por todos vosotros», y propuso a la Iglesia como «punto o un ámbito de encuentro».

Tendencia a «prescindir de la Iglesia»

Mons. Asenjo hizo referencia al «desafecto eclesial» que se ha afianzado en los últimos años, «al mismo tiempo que ha ido creciendo una tendencia difusa a prescindir de la Iglesia, a la búsqueda de un cristianismo intimista, individualista y anónimo, sin referencias eclesiales e institucionales». Al respecto, «tengo el deber de deciros que ésta es una actitud equivocada», afirmó, y lo explicó señalando que «a pesar de todos los fallos de la parte humana de la Iglesia, todos nosotros, ella es el sacramento de Jesucristo, la prolongación del Verbo encarnado». Dirigiéndose a la asamblea, invitó a los miembros de la Guardia Civil, a sus familias y a las autoridades asistentes «a renovar el orgullo de ser hijos de la Iglesia». «Sentíos orgullosos de pertenecer a ella, pues si es verdad que en ella hay sombras y arrugas, es también cierto que la luz es más intensa que las sombras y que el heroísmo de muchos hermanos y hermanas nuestros es más fuerte que nuestro pecado y nuestra mediocridad», subrayó.

Seguidamente tuvo palabras para los miembros de la Guardia Civil, y aludió a las dificultades que encuentran a la hora de insertarse en dinámicas parroquiales debido a los cambios frecuentes de destino. No obstante, les ofreció la posibilidad de colaborar con la Cáritas parroquial o con otras instituciones de Iglesia al servicio de los marginados, y les animó a llevar su fe a la vida pública: «En los países occidentales va creciendo la tendencia a considerar la vida religiosa como un asunto privado, que afecta únicamente a la vida individual y a la propia intimidad y que no tiene por qué traslucirse en las actuaciones públicas de los cristianos. Esta concepción –añadió- es una añagaza de la cultura secularizada, que querría ver desterrado el nombre de Dios de la vida pública».

«No ocultar la fe»

El Arzobispo concluyó su homilía con motivo del patronazgo de la Guardia Civil reiterando su llamamiento a no ocultar la fe, y a «llevar el compromiso cristiano al mundo de la cultura y del arte, al mundo universitario, al mundo de los partidos y de la acción política, de la milicia, de la economía, al mundo del trabajo y de la acción sindical, al mundo del ocio y de los medios de comunicación, para orientar estas realidades temporales según el corazón de Dios».

Puede consultar el texto íntegro de la homilía en este enlace.

Contenido relacionado

Mariano Pérez de Ayala: “Mi etapa en Cáritas Diocesana ha sido muy plena y...

El pasado 29 de junio se publicaron los nombramientos y traslados...

Evangelio del XVI Domingo del Tiempo Ordinario en Lengua de Signos Española (Ciclo B)

Evangelio del XVI Domingo del Tiempo Ordinario, en Lengua de Signos...

Enlaces de interés