Eucaristía por el primer aniversario de la canonización de San Juan Pablo II

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

En la tarde de ayer, 27 de abril, coincidiendo con el primer aniversario de la canonización de San Juan Pablo II, se celebró una Eucaristía en la parroquia dedicada al pontífice polaco en Montequinto (Dos Hermanas). La Eucaristía fue presidida por mons. Juan José Asenjo, y concelebrada, entre otros, por el párroco Adrián Ríos; y Francisco J. Blanc, párroco de Ntra. Sra. de los Ángeles, también de Montequinto.

En la misa participó un numeroso grupo de fieles, entre ellos el presidente emérito de la Fundación Santo Súbito, Miguel Ángel Martin, y el actual presidente, José María Gonzalez-Alorda, que hicieron entrega al arzobispo en nombre de la parroquia de un cuadro con la imagen del altar de San Juan Pablo II en la Basílica de San Pedro del Vaticano.

«Doy las gracias a Dios por la vida de San Juan Pablo II, por su muerte, ejemplar y emocionante que conmovió a toda la humanidad, por su doctrina, por tantas cosas. En esta tarde damos honra y gloria a Cristo por los mártires». Así comenzó don Juan José su homilía, recordando a quien «ha sido tal vez el Papa más importante en la larga historia de la Iglesia, 27 años de pontificado. Un pontificado largo, un Papa que como pocos trabajó por la unidad de las Iglesias».

El arzobispo hizo mención a la destreza de San Juan Pablo II con los jóvenes: «conectó como pocos con los jóvenes a pesar de que su doctrina era nada contemporizadora, muy exigente. Los marcó a muchos, como debe ser la pastoral con los jóvenes que no es asalvajarlos, es simplemente ver a los jóvenes de paseo, de actividades de tiempo libre». Don Juan José recordó que a los jóvenes «hay que exigirles, hay que pedirles, hay que formarlos, hay que iniciarlos en la oración, hay que iniciarlos en el compromiso apostólico, en el amor a la Iglesia en la experiencia de la generosidad y en el descubrimiento del prójimo», afirmó.

Destacó como uno de los hitos más relevantes de su pontificado la publicación del catecismo de la Iglesia Católica, «un verdadero monumento doctrinal en el que se recogen la fe y la moral de la Iglesia». Además recordó que «Jesucristo fue la pasión del papa Wojtyla. Era un hombre enamorado de Jesús».

Caminantas de San Juan Pablo II

Tras la celebración de la Eucaristía agradeció la colaboración para la instalación del templo provisional y su acondicionamiento para el culto a las Hermanas de la Cruz, la Hermandad del Gran Poder y la empresa Serragarci que gestiona la web y las redes sociales de la parroquia de forma desinteresada. Posteriormente tuvo lugar el envío pastoral del grupo Caminantas de San Juan Pablo II, que se han comprometido a evangelizar en la zona invitando a las vecinas a caminar juntas como parroquia. Este grupo quiere encomendar esta iniciativa pastoral, surgida en el Año Jubilar Teresiano, a la santa andariega, Santa Teresa de Jesús.

En el transcurso de la ceremonia, mons. Asenjo entregó una reliquia de San Juan Pablo II que expuso a la veneración de los fieles. Igualmente, entregó el juego de ornamentos usado por San Juan Pablo II en la Clausura del Congreso Eucarístico celebrado en Sevilla el año 1993, compuesto por corporal, purificador, palia y manutergio. Exhortó a la parroquia a guardar estas reliquias «como oro en paño» y exponerlas a la veneración de los fieles en las solemnidades litúrgicas.

Finalmente, el arzobispo mostró su satisfacción por el resultado de esta instalación provisional que sostendrá el culto y la pastoral de la nueva parroquia hasta la construcción del complejo parroquial definitivo en los terrenos cedidos por el Ayuntamiento de Dos Hermanas en Olivar de Quintos.

Puede ver la galería fotográfica del acto en este enlace.

Contenido relacionado

Enlaces de interés