El sacristán de Valencina de la Concepción recibe la medalla Pro Ecclesia Hispalense

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Francisco Benítez Pabón recibirá la medalla Pro Ecclesia Hispalense, otorgada por el Arzobispo de Sevilla por los méritos contraídos al servicio de la Iglesia diocesana.

El acto de entrega tendrá lugar mañana, 2 de junio, a las doce del mediodía, en la Parroquia Ntra. Sra. de la Estrella (Valencina de la Concepción), en vísperas de la celebración del Corpus Christi, con motivo de la especial devoción del homenajeado a Jesús Sacramentado, concretamente como presidente de la Sección de Valencina de la Adoración Nocturna.

En palabras del párroco, Félix Casanova, con esta medalla se reconoce que Francisco Benítez Pabón “no es un sacristán al uso”. “Su vida es una entrega total y absoluta a la parroquia, para la que no escatima horas ni esfuerzos –ha añadido-, y de forma altruista, sin consentir ningún tipo de gratificación y sin que nadie haya escuchado jamás de sus labios quejas, reproches ni críticas hacia nadie”. Casanova destaca igualmente su disponibilidad y su implicación en todas las áreas pastorales, no en vano Benítez Pabón ha sido catequista, miembro de junta de gobierno de la hermandad de Torrijos, director de Cáritas Parroquial, agente de Pastoral de la Salud, miembro de la Junta Económica y del Consejo de Pastoral, imparte los cursillos prebautismales y hace las funciones de sacristán. “Su conciencia de la comunidad parroquial le ha llevado a ser hermano de las tres hermandades del pueblo como signo de comunión”, ha explicado el párroco. Además, tras haber realizado los cursos de Teología para seglares fue instituido lector y posteriormente acólito.

Con la concesión de la medalla Pro Ecclessia Hispalense, la Archidiócesis de Sevilla agradece los años de servicio del sacristán ced Valencina de Concepción, “modelo de cristiano ejemplar que se nutre de la Eucaristía diaria”, concluye Félix Casanova.

Con esta son tres las medallas concedidas por la Archidiócesis de Sevilla, después de la que recibiera el pasado mes de febrero la colaboradora de la Parroquia de La Puebla del Río, Venancia Bejarano; y posteriormente, en marzo, José Lora Alonso, sacristán de El Pedroso.

La medalla es una copia de un pectoral de bronce de gran interés arqueológico encontrado en las inmediaciones de Sevilla, que debió pertenecer a un obispo o sacerdote de la época visigótica. Este medallón es, junto con el sarcófago paleocristiano de Écija, la antigua sede Astigitana, el testimonio más antiguo de la Archidiócesis, y por ello se ha elegido como símbolo en la medalla.

Contenido relacionado

LECTURAS DEL DOMINGO XXVI DEL TIEMPO ORDINARIO (B)

Primera lectura Números 11,25-29 ¿Estás tú celoso por mí? ¡Ojalá todo el pueblo...

Enlaces de interés