«El momento actual de la vida religiosa es esperanzador»

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

Entrevista a Pilar Chinchilla, presidenta de la CONFER de Sevilla.

Pilar Chinchilla es la actual responsable de la CONFER, unas siglas que aglutinan a buena parte de la vida religiosa en Sevilla –la vida contemplativa no está incluida-, y a un porcentaje muy significativo de la oferta social a favor de los más desfavorecidos. Prueba de ello es la Guía de la Acción Social de la Iglesia en Andalucía.

¿Cuántos religiosos y comunidades se agrupan en la CONFER de Sevilla?

Según la estadística que tenemos en la sede, el número de religiosos, y religiosas de CONFER en la diócesis de Sevilla es de 1.632. De congregaciones 90, de comunidades 232 y de obras propias 71 y parroquias 12.

¿Cómo definiría el momento actual de la vida religiosa en la Archidiócesis de Sevilla?

El momento actual considero que es esperanzador y de mucha búsqueda de la voluntad del Señor, de acercamiento a las necesidades más profundas de las personas y familias en situaciones más difíciles y de riesgo y de buscar nuevos modos de anunciar el Evangelio y de una mayor relación de comunión con la Iglesia. En definitiva con unas posibilidades estupendas de bien.

¿Qué calificación merecería respecto a la situación de los religiosos en el resto de España?

La calificación de la vida religiosa no está en el número sino en la calidad de vida evangélica, en la capacidad de entrega a los demás, en su presencia y entrega en medio de los pobres en lugares de frontera, en colegios, con los ancianos, en las universidades, con los enfermos…

La crisis de vocaciones es un tema recurrente ¿En qué momento estamos?

La crisis vocacional tiene muchas causas. Una importante tiene su raíz en la descristianización de la familia y la sociedad que tiene como consecuencia el desconocimiento de Jesús. La falta de modelos de referencia y de apoyo a los jóvenes a la hora de tomar decisiones.

El movimiento juvenil derivado de las jornadas mundiales de la juventud se ha notado en un repunte vocacional en los seminarios, particularmente en el de Sevilla ¿Se ha notado también en los noviciados?

Está claro que las Jornadas Mundiales de la Juventud son paréntesis importantes en la vida del joven, que dejan, sin duda una huella, que posteriormente puede madurar y profundizar la vida cristiana e incluso llegar a plantearse la vocación religiosa.

¿Que se le pide a los religiosos hoy en la Iglesia?

Que sean conscientes de lo que comporta el seguimiento de Jesús y lo testimonien con su palabra y su vida, que vivan la radicalidad de las bienaventuranzas como alternativa en una sociedad edonista, consumista e individualista, y que sean cauces de la misericordia y la alegría del Evangelio.

Religiosos y sociedad ¿Qué retos se plantean en esta relación?

El respeto a la identidad del otro y a los objetivos de su misión siempre que vayan encaminados a la defensa de los derechos humanos y de la identidad de la persona. A la Comunidad religiosa se le pide que sea abierta, tolerante, dialogante, una misión carismática compartida, una cierta visibilidad social, una vida humanizadora y llena de vida.

En estos tiempos de crisis, encontramos a la Iglesia en vanguardia de la protección y ayuda a los más necesitados. Los religiosos pueden dar fe de ello…

Eso se puede comprobar por su presencia en lugares marginales, en lugares de frontera, los proyectos que intentan dar respuesta a la situación de angustia de las familias, a la trata de personas, la atención a las personas más vulnerables de la sociedad. A nivel cultural e intelectual, el aporte de una reflexión desde los valores evangélicos, desde los valores humanos, etc.

Recientemente editaron la Guía de la Acción Social de la Iglesia en Andalucía con un apartado destacado a la vertiente social de las comunidades de religiosos y religiosas

Aparte de la Guía, fruto de la experiencia de la vida religiosa y de la Iglesia a lo largo de la historia, los religiosos han estado siempre al lado de los pobres, de los excluidos, de los más desfavorecidos, bien por la propia identidad de su Instituto o Congregación o en momentos puntuales. La Guía, no obstante es un espléndido instrumento al servicio de la Iglesia de los pobres y de la sociedad.

Recuerda el arzobispo en su carta de este domingo que «mucho debe la Iglesia particular de Sevilla al trabajo pastoral de los religiosos y religiosas de vida activa» ¿Cree que en el resto de la Iglesia y en la sociedad se es consciente de esta realidad?

Puede ser que no, pero depende del nivel de inconsciencia como se está acostumbrando la persona a vivir. Eso hace daño a lo largo a todos. Tal vez habría que informar más, no sólo del valor del servicio pastoral de la vida religiosa sino de la vida religiosa en sí, es decir de lo que es.

Contenido relacionado

La iglesia del Sagrado Corazón acoge un Adoremus este jueves 5 de agosto

La Pastoral Juvenil de la Archidiócesis de Sevilla, conjuntamente con los...

Homenaje del CEU al siervo de Dios Ángel Herrera Oria

Como cada año, la Fundación San Pablo Andalucía CEU ha realizado...

Enlaces de interés