Castilleja de la Cuesta celebra el patronazgo de la Inmaculada Concepción sobre el Arma de Infantería Española

Archidiócesis de Sevillahttps://www.archisevilla.org/
Sede metropolitana de la Iglesia Católica en España, y preside la provincia eclesiástica de Sevilla, con seis diócesis sufragáneas.

La Hermandad de la Inmaculada Concepción de Castilleja de la Cuesta está celebrando con un amplio programa de actos y cultos el 125 aniversario del patronazgo de la Inmaculada Concepción sobre el Arma de Infantería Española. Por ello, el pasado 7 de septiembre, con ocasión del IV Aniversario de la Coronación Canónica de la patrona, celebró una Función presidida por el Obispo auxiliar, monseñor Santiago Gómez, y se procedió a la apertura de la efeméride.

Posteriormente, el 20 de octubre, tuvo lugar en la sala de exposiciones de la Casa de Hermandad una conferencia titulada ‘El patronato de la Purísima Concepción sobre la Infantería Española. Una Gloria Nacional’, a cargo de José Gámez. Así mismo, el pasado 12 de noviembre, se celebró en el templo parroquial una Función conmemorativa presidida por Antonio Vergara, Vicario Episcopal de la Zona Oeste de la Archidiócesis de Sevilla y párroco del Espíritu Santo, de Mairena del Aljarafe.

El último acto previsto para conmemorar esta efeméride será el 8 de diciembre en el marco de la Función de la Solemnidad de la Inmaculada Concepción, culminando con un Besamanos durante todo el día, la presentación de los niños bautizados y el acto de consagración de la villa a su patrona.

Historia del patronazgo

El cartel, obra de David Gómez, narra en su parte inferior la escena de “El Milagro de Empel”, tomando como referencia la obra pictórica del pintor Augusto Ferrer-Dalmau. Dicho prodigio ocurrió en Flandes el 7 de diciembre de 1585 durante la guerra de los ochenta años, cuando el Tercio español se encontraba en un estado crítico y un soldado del Tercio cavando una trinchera tropezó con un objeto de madera allí enterrado. Se trataba de una tabla flamenca con la imagen de la Inmaculada Concepción. Considerando el hecho como señal de la protección divina, instó a sus soldados a luchar encomendándose a la Virgen. Finalmente, los tercios ganaron la batalla, y es por ello, que se considera que la Inmaculada intercedió para obtener la victoria.

El Milagro de Empel se muestra como el antecedente del nombramiento de la Inmaculada Concepción como patrona de la Infantería Española, ya que no se consolidaría hasta que el 12 de noviembre de 1892. Entre las razones prestadas para apoyar la petición de los jefes de los Regimientos de Infantería se aludió a que la Purísima Concepción ejercía ya, de hecho, la función del patronazgo sobre muchas unidades de Infantería, la Academia General y, sobre todo, el que ya era patrona de España desde 1760. Finalmente, en 1961, con el Rescripto Pontificio del papa san Juan XXIII, se produjo la confirmación canónica de la Iglesia Católica del patronazgo de la Inmaculada Concepción como patrona del Arma de Infantería y de los Cuerpos de Estado Mayor, Cuerpo Jurídico, Intervención Militar, Farmacia, Veterinaria, Oficinas Militares, Eclesiástico y Geográfico del Ejército.

Contenido relacionado

Enlaces de interés