Un pregón de profunda raigambre cristiana, eclesial y poético

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Rafael de las Peñas ha pronunciado un pregón de profunda raigambre cristiana. Eclesial y poético. Además, con un profundo carácter mariano que ha enganchado con el más hondo sentimiento cofrade. Un pregón que ha tenido una alta carga teológica y social.

Rafael de las Peñas fue presentado por el pregonero del año 2014, el periodista Félix Gutiérrez, quien lo ha definido como un «nazareno mariano».

En su pregón, ha dejado interesantes reflexiones, como que las cofradías deben evitar que lo superfluo tape lo esencial, que no olviden buscar el bien común y que la vida del cofrade sea servicio y no servirse, anteponiendo el amor a los hermanos al afán de notoriedad.

Los cofrades, como el resto de los cristianos, precisan, en palabras del pregonero, un mayor esfuerzo en la faceta formativa. «No corren buenos tiempos para la fe y la del carbonero se nos queda corta», ha dicho.

De las Peñas, sin perder nunca la elegancia y el lirismo en sus expresiones, ha pedido unir los intereses y caminos de clero y cofrades, «pastores y rebaño en una misma senda, sin hondas ni cayados, confiados en la voz amiga y juntos para mejor construir ese cuerpo místico de Cristo que es la Iglesia de todos y con la que todos, sin aliviarnos, estamos obligados a colaborar». A las cofradías, recordó que «cuando una procesión parte, renovando con el rito el espíritu fundacional de la corporación y la vigencia de lo que es firme porque se cimienta en la roca de la fe, es una declaración de intenciones y un capítulo nuevo que se añade a la historia de la ciudad y de la Iglesia, pues de ambas formamos parte y es imposible entendernos fuera de cualquiera de ellas».

En el pregón ha habido una importante referencia a la labor social de las hermandades, ejemplificada en la Fundación Corinto, que aúna a gran número de ellas en una importantísima faceta no tan conocida como es la atención directa a las personas más necesitadas. El paro, los desahucios, la mujer explotada y los inmigrantes también han tenido un protagonismo en un pregón que, sin perder la esencia cofrade, ha sabido enraizarse en el mensaje evangélico del amor en mayúsculas, el de Cristo.

Rafael de las Peñas ha enlazado la figura del Resucitado con Jesús Cautivo que día a día acoge los sufrimientos y necesidades de quienes se acercan a su capilla. Ha destacado también la importancia que las hermandades tienen en la articulación de los barrios, que encuentran en estas corporaciones un referente espiritual y social.

El pregonero ha recordado emocionadamente a su padre, ya fallecido, y ha hecho un canto a la figura del nazareno, viendo en la túnica «identificación con el sufrimiento de Cristo y el dolor de su Madre».

Si bien durante todo el pregón ha estado muy presente la figura de María de Nazaret, ella ha sido también el colofón de su discurso, como «ejemplo incuestionable de fe», a quien ha dicho «Señora de los Dolores, eres maná de leche y miel en mis labios porque sólo para nombrarte se llenan de la palabra Madre».

«Bendita seas Málaga porque, como María, has creído». Con estas palabras finalizó el pregón con el que la Málaga cofrade se prepara para vivir los días santos que nos llevarán a la Pascua.

EL PREGONERO Y EL ACTO

Rafael de las Peñas, consejero de la Archicofradía de los Dolores de San Juan, también es hermano de la Pollinica, la Expiración, la Macarena y de las hermandades de Gloria de los Remedios, el Rocío de Málaga y la Virgen de la Victoria, Patrona de la Diócesis.

El acto ha contado con la presencia del obispo de Málaga, D. Jesús Catalá; el vicario general, José M. Ferrary y el delegado de Hermandades y Cofradías, Antonio Coronado, así como del alcalde de la ciudad y otras autoridades.

El concierto que ha dado apertura al acto ha contado con la interpretación de la Joven Orquesta Provincial de Málaga, la Capilla Musical Cristo de la Redención, la Escolanía Pueri Cantores Sanctissimum Corpus Christi, el Coro de Ópera de Málaga, la saetera Luz María Muriana y la soprano Irene Garrido. Entre las piezas interpretadas se encontraban marchas de banda, piezas de capilla e incluso fragmentos de ópera, todo ello adaptado a orquesta. Dos de las piezas contaban con letra del propio pregonero.

El escenario, realizado por Miguel Ángel Blanco, ha estado marcado por un claro simbolismo mariano, con un corazón traspasado por siete puñales.

Descarga aquí el pregón en pdf.

Ana María Medina

Contenido relacionado

«Podemos hablar de nuestros problemas»

Pedro y Azucena explican lo importante que es para ellos y...

«Aprendemos más de nuestra historia»

Alberto y Miguel son alumnos del IES Portada Alta y cuentan...

Enlaces de interés