Obras de misericordia espirituales en Málaga

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

LAS OBRAS DE MISERICORDIA EN MÁLAGA. Comienza una nueva sección en la que, a través de la experiencia de personas e instituciones de la Diócesis de Málaga, se irán desgranando las obras de misericordia y cómo se concretan estas en nuestra comunidad cristiana. Los testimonios se repartirán en dos bloques que irán precedidos por un artículo introductorio firmado por uno de los dos Misioneros de la Misericordia nombrados por el papa Francisco en Málaga. Hoy, Alfonso Crespo, introduce el bloque de las obras de misericordia espirituales.

Nos ha dicho el papa Francisco: «Es mi vivo deseo que el pueblo cristiano reflexione durante el Jubileo sobre las obras de misericordia corporales y espirituales… En cada uno de estos más pequeños está presente Cristo mismo… para que nosotros lo reconozcamos, lo toquemos y lo asistamos con cuidado. No olvidemos las palabras de san Juan de la Cruz: En el ocaso de nuestras vidas, seremos juzgados en el amor» (Misericordiae vultus, 15).
Jesucristo está presente especialmente en la comunidad, en la Palabra, en la Eucaristía y, también, en los necesitados. Pero antes de volcarnos en ayudarles, hemos de reconocerlos con la fe. Los acogemos porque están necesitados y Jesús mismo se acerca en ellos a nosotros y nos dice: ¡Ayúdame!
Las obras de misericordia, corporales y espirituales, nos acercan al necesitado. Es quizás muy patente en las corporales: dar de beber, de comer, vestir, visitar…. Pero, quizás es hoy más urgente la práctica de las obras de misericordia espirituales: 1) Enseñar al que no sabe; 2) Dar buen consejo al que lo necesita; 3) Corregir al que se equivoca; 4) Perdonar al que nos ofende; 5) Consolar al triste; 6) Sufrir con paciencia los defectos del prójimo; 7) Rezar a Dios por vivos y difuntos.
La lista de las obras de misericordia espirituales la ha tomado la Iglesia de distintos textos de la Biblia y de las enseñanzas del mismo Cristo. Recordemos los verbos: enseñar, aconsejar, corregir, perdonar, consolar, sufrir con paciencia, rezar. ¿No son verbos propios de la vida familiar y social? Y, quizás ¿no son, hoy, verbos un poco en desuso?: crisis en la enseñanza, poca receptividad a recibir un consejo, se elude corregir con caridad, cuesta perdonar, somos insensibles al consuelo, somos impacientes en el sufrimiento, y rezamos más por los muertos que por los vivos.
Practicar en familia, con asiduidad y compromiso, estos verbos que animan las obras de misericordia espirituales sería un fruto excelente de este Año de la misericordia. Comprometernos socialmente para que la acción de estos verbos sea más visible en nuestro entorno, sería adelantar entre todos esa sociedad mejor que anhelamos como anticipo del Reino de Dios: enseñemos y aprendamos; aconsejemos y dejémonos aconsejar; corrijamos y admitamos la corrección; perdonemos porque hemos sido perdonados; brindemos nuestra alegría al triste; seamos pacientes con los demás; y recemos para que todo esto lo hagamos con un corazón generoso.
Alfonso Crespo, Misionero de la Misericordia

Contenido relacionado

«Sí a la familia y sí a la vida», nota de la Subcomisión Episcopal...

La Subcomisión Episcopal para la Familia y la Defensa de la...

…a las puertas de la noche de San Juan

El Bautista, todo un modelo de vida cuya fiesta se empieza...

El don de la sabiduría, por Vicky Ramos

Encarni Llamas Fortes Encarni Llamas Fortes es esposa y madre...

Enlaces de interés