«Los niños necesitan límites, aunque creen crispación»

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

Alcohol, tabaco, cachimbas, bebidas energéticas, redes sociales y otras adicciones quedan recogidas en el estudio ‘Consumo de sustancias y uso de las nuevas tecnologías de los menores’, realizado por la Agrupación de Prevención de Adicciones y del cual se desprende que el 72,7% de los menores de entre 11 y 16 años ha consumido algún tipo de sustancias. Belén Pardo es directora y educadora en Proyecto Hombre Málaga.

«Nos parece aberrante regalar a un menor un paquete de cigarrillos, pero hay familias que regalan cachimbas a sus hijos»

¿Cómo valora el estudio?

Me parece un estudio sorprendente por la cantidad de sustancias que se consumen en edades tan tempranas. Hablamos de niños que no tendrían que consumir nada. Además, es la primera vez que se incluyen en el estudio las bebidas energéticas y las cachimbas. Nosotros, que trabajamos en centros escolares, nos estamos dando cuenta de que hay muchos jóvenes y familias que aceptan las cachimbas como un consumo normalizado. Piensan que no es tabaco, pero lo es. De hecho, hay familias que se las regalan y nos parece aberrante regalar un paquete de cigarrillos a un chico, pero una cachimba no.

¿Son los jóvenes conscientes de que las bebidas energéticas también son adictivas?

No lo son, y es algo que debería tratarse en las escuelas. Creo que la educación para la salud es una tarea pendiente. El no dar importancia a cosas que pueden generar hábitos que no son saludables es peligroso. Las personas adultas somos quienes tenemos la responsabilidad de educar porque hay mucha desinformación. Este tipo de bebidas tienen sentido cuando la persona va a realizar algún tipo de actividad física, y si no es así, puede ser una bomba para la salud.

También es la primera vez que se añaden las redes sociales como una adicción, ¿cuáles son sus consecuencias?

Hacer un uso abusivo de las redes sociales o las nuevas tecnologías en general, puede llevar a la pérdida de hábitos saludables o la falta de control sobre uno mismo. Estos jóvenes están creciendo con una baja tolerancia al esfuerzo, y las nuevas tecnologías lo convierten todo en inmediato. Hay que enseñar a estos jóvenes que el esfuerzo y la demora de la recompensa son valores deseables de aprender. Tenemos que permitir a nuestros hijos que transiten por todas las emociones de la vida, tanto las buenas como las dolorosas, o por el contrario no sabrán cómo actuar ante situaciones desagradables en un futuro.

¿Qué consejos daría a las familias?

Primero, que se formen. Que pidan información en los centros educativos. Nosotros tenemos escuelas online para familias, para que aprendan a ser responsables con sus hijos e hijas. Que estos niños necesitan límites y que a veces establecerlos puede crear situaciones de crispación, pero son necesarios. Que se comuniquen con sus hijos, que les pregunten cuáles son sus motivaciones en la vida y, sobretodo, darles amor.

Lorca Roberto

Contenido relacionado

Personas de la política, la economía, lo social y la cultura debaten sobre la...

Málaga acoge estos días las reuniones del grupo de reflexión que...

2 OCTUBRE: Eucaristía de 50 aniversario episcopal de Mons. Ramón Buxarrais

El obispo emérito, D. Ramón Buxarrais, cumple este año sus bodas...

Enlaces de interés