La iglesia de San Pedro se rehabilita

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

La iglesia de San Pedro en Málaga capital que data de 1629 ha sido rehabilitada tras cinco meses y medio de trabajo, en los que han participado unas cincuenta personas.

El origen del inmueble se remonta a un ambicioso proyecto inacabado, de Pedro Díaz de Palacios, entonces maestro mayor de la catedral de Málaga, al que se le encarga en 1629 la construcción de la Iglesia de San Pedro en el barrio del Perchel, como apoyo a la antigua parroquia de San Juan. Para ello se proyecta una iglesia de tres naves, capilla mayor, sacristía y torre, en la que se combinan elementos ornamentales clásicos, heredados del renacimiento, junto con el mudejarismo de la magnífica armadura de par y nudillo que cubre la nave. Por diversas causas, este proyecto no se concluyó, llevándose a cabo sólo la construcción de una nave, así como la simplificación de otros elementos, en la cabecera, y quedando la proyectada torre en una espadaña, eliminada posteriormente por la torre-campanario vigente. En el primer cuarto del siglo XVIII se construyó la monumental capilla del Sagrario, de claro estilo barroco, atribuida al maestro Unzurrunzaga. Destaca en ella su rica ornamentación, compuesta de exuberantes yeserías y pinturas, próximas al pintor malagueño Diego de la Cerda. A comienzos del siglo XX y después de los sucesos acaecidos en 1931 y 1936, al encontrarse el inmueble en estado ruinoso, se decide su reconstrucción, según los proyectos presentados en 1942 y 1943 por el arquitecto Enrique Atencia.

La diferencia fundamental entre ambos proyectos, es que el redactado en el año 1942 contempla la reconstrucción del Templo tal como estaba antes de los sucesos del año 1931: «Las obras que se proyectan tienden a su reconstrucción y acomodo en la forma primitiva, mejorando las dependencias en su reparto y consolidando sus muros arruinados…» En cambio el proyecto del año 1943 se añade la construcción adosada a la Iglesia de una capilla de nueva planta para los sagrados titulares de la Cofradía de La Expiración: «Emplazamiento de la capilla citada, en el ángulo de la izquierda, de esquina a la calle de San Pedro, previo derribo de la actual edificación que primitivamente fue casa Rectoral y que se pensaba reconstruir en el anterior proyecto con el mismo fin. Traslado de dicha vivienda al sector opuesto, edificando para ello una primera planta en el mismo y elevando aún una segunda, en parte de superficie de aquella, para el albergue del Sacristán.»

EL TEMPLO

El templo presenta una construcción muy sencilla, de una sola nave, cubierta con armadura de par y nudillo, reforzada con tirantes de lazo que apoyan en pares de canes empotrados en los muros laterales. El muro piñón de la cabecera con testero plano, compuesto de un arco de medio punto ciego y adosado, alberga una hornacina presidida por la imagen titular del templo, mientras en los pies aparece desnudo, en cuyo frente se abren tres óculos. En los muros perimetrales se adosan grandes arcos de medio punto, doblados, en su mayor parte ciegos, soportados por pilastras de orden dórico. En la zona superior de los mismos se abren vanos abocinados cubiertos de vidrieras.

En la segunda arcada del lateral derecho se ubica la pila bautismal. Está realizada entre 1600 y 1699, en piedra caliza, tallada y pulimentada. Se compone de un pie cilíndrico sobre base de sección octogonal y pila de forma circular con interior y exterior avenerado. A los pies de la nave se encuentra el coro realizado por Atencia, elevado sobre cuatro jácenas forradas en madera, de las cuales la primera apoya sobre dos canes y soporta un antepecho de balaustres.

En el muro lateral izquierdo de la nave se abren tres capillas. La primera, contando desde los pies del templo, es la del Cristo de la Expiración. Tiene planta cuadrangular cubierta con falsa bóveda de ocho paños, óculos en sus lados exteriores y linterna superior. El acceso a la capilla desde la nave se realiza a través de un vano de medio punto cubierto con reja de fundición y forja, compuesta de balaustres y un friso decorado con motivos de candilieri y roleos. Le sigue la capilla de la Virgen de los Dolores, de planta rectangular cubierta con techo plano decorado con pinturas doradas. Estas dos capillas fueron realizadas por el arquitecto Enrique Atencia Molina en 1943, y están decoradas con pinturas al temple en composiciones trapezoidales, representando temas de la Pasión de Cristo, ejecutadas en 1951 por Wenceslao Chamorro.

La tercera, denominada capilla del Sagrario, se abre a la nave a través de un vano de medio punto coronada su clave con cartela oval rodeada de hojarasca eintradós cajeado con carnosos acantos dispuestos en guirnalda. Está cubierto con reja de fundición y forja compuesta de balaustres dorados y negros, crestería superior decorada con roleos, Candilieri, florones e iconografía con temas eucarísticos y referentes a San Pedro, titular de la iglesia. La capilla tiene planta hexagonal cubierta con bóveda semiesférica sobre tambor. Su alzado presenta pilastras corintias, cajeadas, entre arcos carpaneles y entablamento superior, volado, decorado con ménsulas de hojarascas.

El tambor muestra ventanas rectangulares entre pilastras y exuberante decoración de yeserías, sobre él descansa la bóveda semiesférica, reforzada con pilastras que encuadran espacios trapezoidales en los que aparecen notables pinturas al fresco con el tema iconográfico de la vida de la Virgen: Desposorios, Anunciación, Visitación, Adoración de los pastores, Adoración de los reyes y Presentación de Jesús en el templo. En el costado derecho de la nave se ubican: la sacristía, con acceso al presbiterio, salas de reuniones, despacho y torre.

EXTERIOR DEL TEMPLO

El exterior del templo presenta una serie de añadidos arquitectónicos que entorpecen su estructura primitiva, fruto de la reforma llevada acabo en la década de los años cuarenta. Sólo cabe destacar en la fachada principal o de los pies del templo la portada primitiva, realizada en piedra rojiza. Se estructura a modo de retablo, con dos cuerpos, compuesto el primero, de un vano de medio punto con ménsula en la clave y puntas de diamante en las enjutas, flanqueado por pilastras toscanas y entablamento superior terminado en ambos lados con pináculos de bola. El segundo cuerpo o ático presenta sobre el entablamento una hornacina avenerada flanqueada con pilastras, desarrollo lateral de roleos y frontón superior partido que alberga el escudo episcopal. En la zona superior de esta composición se abren tres óculos.

El vano que da acceso al interior de la nave está cubierto con puerta de madera, de doble hoja con postigo y remaches de hierro. Está realizada entre 1750 y 1799 y mide 4,65 x 3,47 x 0,15 m. En el lado izquierdo de la fachada se abre una gran portada de corte neoclásico, que da acceso a la capilla de la Cofradía del Cristo de la Expiración. Está compuesta de un vano de medio punto, cubierto con puerta de madera de dos hojas, con remaches de hierro, flanqueado por pilastras en los laterales y entablamento superior coronado por un frontón triangular. Asimismo, en el lado derecho de la fachada, se encuentra un mosaico con la representación de las dos imágenes de la hermandad, guarnecido por un tejaroz.

El resto de la fachada por su costado derecho se corresponde con el cuerpo de la torre, en cuyo frente se abren vanos rectangulares, superpuestos, terminando la zona superior con dos arcos de medio punto en sus cuatro lados. *El contenido de este artículo incorpora material de la declaración del Bien de Interés Cultural publicado en el BOE Nº 64, el 16 de marzo de 2005

ESTADO DEL EDIFICIO ANTES DE LA INTERVENCIÓN

Actualmente la cubierta de la nave principal se encuentra en buen estado tras la reparación llevada acabo en los años 80 de la anterior centuria por su párroco Rvdo. D. José Miranda. Únicamente se observaban filtraciones en el encuentro de la cubierta con la Capilla de la Expiración, la Capilla Sacramental, terraza de la antigua espadaña y en la torre, El resto de cubierta a un agua que cubre la vivienda del párroco y dependencias parroquiales, presentaba bastantes tejas rotas y desprendidas.

La fachada principal se encontraba revestida de mortero de cal con zonas parcheadas con mortero de cemento y pintura acrílica. Estaba afectada de humedad proveniente de la terraza situada en el espacio junto a la torre (donde se situaba la antigua espadaña). Se observaban deterioros en el revestimiento en los encuentros del revestimiento de la fachada con la coronación de las portadas de piedra. Igualmente una fisura vertical que discurría en el encuentro entre la torre añadida en el año 1943 por Atencia, y la fábrica original del templo

La portada de acceso al templo de piedra arenisca, presentaba disgregaciones y meteorizaciones del material, así como en su coronación la presencia de líquenes, debido a la constante entrada de agua entre las fisuras de la piedra. Lo mismo ocurría con la portada, de hormigón coloreado de acceso a la Capilla de los Titulares de la Cofradía de la Expiración.

La capilla sacramental, conservaba bajo la capa de pintura acrílica, una decoración típica del siglo XVIII en Málaga, a base de un revestimiento de mortero de cal con despiece de ladrillo fingido. La cornisa presenta una decoración a modo de guirnalda de flores.

La configuración que poseía el Templo y los materiales de acabado, no correspondían en su totalidad con el proyecto del arquitecto D. Enrique Atencia. El presbiterio era mucho más grande y de mayor altura que el originario antes de los saqueos de 1931 y que el que proyecta el arquitecto Atencia, avanzando hasta el arranque del primer arco. Esto hacía que el acceso a la Sacristía se realizase a través de una dificultosa escalera de cinco peldaños y no a nivel de la nave como se disponía originariamente. Lo mismo ocurre en la puerta de enfrente, que da acceso al almacén junto a la Capilla Sacramental. La solería existente era de baldosas de terrazo rojo, del todo inapropiada para el valor arquitectónico del edificio. La Capilla Sacramental poseía una solería de mármol rojo, que se encontraba bastante deteriorado. El resto de dependencias en planta baja (sacristía, despacho y salón parroquial) esta solado mediante baldosas de terrazo color crema.

La puerta de acceso al templo necesitaba una restauración y un ajuste de sus herrajes, igual que el resto de las carpinterías. La Instalación eléctrica e iluminación era totalmente deficiente, inapropiada y fuera de normativa.

DESCRIPCIÓN DE LAS OBRAS

La actuación realizada ha tenido como objetivo frenar y reparar el estado de deterioro que presenta el edificio en su cubierta, muros y suelos, afectados por la humedad, que deterioraban los revestimientos y acabados, además de la renovación de la instalación de electricidad y megafonía del templo. En la Capilla sacramental y torre, se ha reparado la cubierta, sustituyendo elementos de madera deteriorados, tratamiento anti insectos xilófagos, reponiendo las tejas rotas, además de reparar los elementos de cruz de remate.

La terraza junto a la torre se procedió al levantado de la actual solería e impermeabilización y colocación de una nueva impermeabilización con sistema bicapa con acabado posterior de baldosa catalana. El resto de las cubiertas de las dependencias se ha realizado un retejado de las mismas.

La armadura de madera de la nave se ha procedido a una limpieza y un tratamiento curativo-preventivo de la totalidad de las maderas mediante impregnación superficial e inyección de productos específicos para la eliminación y prevención de ataques de agentes xilófagos y posteriormente un tratamiento mediante lasures en color Palisandro.

En las fachadas se picaron los enfoscados realizados con mortero de cemento o zonas con revocos abofados, para posterior reposición de los mismos con mortero de cal reconstruyendo cornisas. Posteriormente se ha pintado de la fachada con pintura mineral al silicato potásico en color según estudio realizado mediante catas que han permitido conocer el color primigenio. En la capilla sacramental se ha intervenido en la recuperación del revestimiento original.

La portada de piedra arenisca ha sido reparada mediante una limpieza manual, eliminación de morteros añadidos, limpieza mediante microproyección de partículas de vidrio micronizado con máquina a baja presión controlada. Posteriormente se ha consolidado por impregnación de un compuesto a base de silicato de etilo y finalmente, se ha hidrofugado.

Igualmente se ha reparado el tejadillo de madera y el azulejo existente junto a la portada principal, donde aparecen representados los Sagrados Titulares de la Cofradía de La Expiración.

ACTUACIONES INTERIORES

Se ha eliminado la solería de terrazo del templo y se ha repuesto con losas de mármol blanco y pasillo central en damero de mármol blanco y rojo. El Presbiterio que se recupera en sus dimensiones originales, se suela con baldosas de mármol rojo y negro dispuesto en damero. Previamente se han eliminado los desniveles existentes entre las distintas dependencias, así como en el acceso al templo. El resto de las dependencias, se han solado con mármol blanco de Macael.

Igualmente se ha construido un nuevo baptisterio en el arco enfrentado a la Capilla Sacramental, recuperando un poco la idea de Atencia del primer proyecto de restauración, en el que crea dos capillas en la arcada derecha de la Iglesia. Esta capilla alberga la antigua Pila Bautismal.

Se ha dotado al templo de un zócalo de mármol rojo con incrustaciones de mármol negro, que evita el constante deterioro por el uso. En el presbiterio se ha colocado un zócalo de madera, a modo de sillería coral, acorde con el carácter arquitectónico del templo. Se ha dotado al templo de una nueva instalación eléctrica y de iluminación para los usos de culto, así como de catequesis en las salas anexas. Así mismo se dota de una nueva instalación de megafonía. Se han reparado y repuesto carpinterías de madera.

Finalmente se ha procedido a pintar el interior mediante pintura mineral al silicato en color blanco roto, según catas realizadas en las partes superiores de los muros menos repintados. Los trabajos realizados han tenido una duración de cinco meses y medio, con una inversión de 485.000 euros, que ha dado trabajo directa e indirectamente a unas cincuenta personas.

Contenido relacionado

Enlaces de interés