Este domingo celebramos la Jornada Pro Templos

Diócesis de Málagahttps://www.diocesismalaga.es/
La diócesis de Málaga es una sede episcopal dependiente de la archidiócesis de Granada, en España. Su sede es la Catedral de la Encarnación de Málaga.

El próximo domingo celebraremos la Jornada Pro Templos. Con este motivo, nos acercamos a conocer las instalaciones necesarias para que la parroquia del siglo XXI pueda realizar su tarea pastoral.

La moderna parroquia de la Amargura, en Málaga, nos mostrará sus entrañas, donde se gesta y alimenta la fe y desde las que brota el amor al prójimo. También conoceremos las parroquias que están realizando obras urgentes de reparación. Todos los templos, los antiguos y los nuevos, del primero al último, necesitan el apoyo de todos los diocesanos. Por eso, el domingo habrá colecta en todas las misas.

Santa María de la Amargura

La parroquia se creó en 1953 y comenzó teniendo su sede en la ermita de Zamarrilla. «Pero claro –señala el actual párroco, Antonio Aguilera–, aquello era muy pequeño y con el crecimiento del barrio tuvo que construirse el actual templo en su primera fase, que se inauguró en 1961. En diciembre de 2005, se inauguró la reforma actual. Se ha intentado siempre que sea un lugar de acogida de toda la gente, un lugar de encuentro, un lugar para prestar servicio a todos en lo religioso y en todo lo demás».

«Quiero que la Iglesia salga a la calle». Esta frase del papa Francisco escrita en un gran rótulo por los grupos de jóvenes recibe a las personas que entran a la parroquia de la Amargura por el patio, lugar desde el que se accede tanto al templo como a los salones parroquiales, salón de actos y despacho parroquial. Una gran fuente en el centro, símbolo del bautismo, el sacramento que sirve de puerta de entrada a la Iglesia, refresca y convierte el espacio en un lugar acogedor para dar la bienvenida a todos, niños y mayores. Para el párroco, «el patio da juego para todo tipo de encuentros. Los niños que vienen a catequesis entran por aquí, hacen sus juegos, su pequeña convivencia al principio y luego pasan a la capilla y a los salones parroquiales. Al terminar tienen también su rato de juego, y los padres van llegando a recogerlos. Es un auténtico Atrio de los Gentiles. Aquí viene todo el mundo. Unos pasan al templo y otros no, pero aqui nos encontramos todos y sirve para que la parroquia se abra al barrio. También sirve de lugar de celebración. Si hacen un bautizo, se ponen unas mesas y las familias comparten una merienda. Se acaba celebrando de todo».

La intensa actividad parroquial de la Amargura se sostiene gracias a la existencia de instalaciones apropiadas sobre cuya necesidad trata de sensibilizarnos la campaña Pro Templos que hoy celebramos. La colecta de hoy se destinará precisamente a contribuir en la obras de mantenimiento y adaptación que tienen que acometerse en distintas parroquias de la diócesis. Pero si hay una prioridad, ésa es la de parar el deterioro que el paso del tiempo provoca en numerosos templos antiguos.

1.500 personas en misa

El templo es el corazón de la parroquia. De la celebración litúrgica brota el resto de la labor que realiza al servicio de todo el barrio. Su capacidad es de 500 personas sentadas, pero se queda corta los domingos en misa de 12. Son en total unos 1.500 los fieles que participan en las eucaristías dominicales a las distintas horas. El templo es el lugar donde se celebra la fe, la vida, los momentos más importantes en la vida de las familias. La comunidad ora también especialmente, todos los lunes, por los fieles cuyos restos reposan en el columbario parroquial.

Al servicio de los más pobres

En el último año, más de 131 familias necesitadas del barrio han sido atendidas por la Cáritas parroquial. Las instalaciones de la parroquia son necesarias para la acogida de estas personas, su escucha y acompañamiento. Las ayudas se realizan principalmente a través de vales para alimentos, aunque también se colabora en momentos puntuales de emergencia para gastos de luz, alquiler, etc. También hay una bolsa de trabajo en la que se ha conseguido empleo para 12 personas en el último año. Cáritas planteó también la necesidad de muchas personas mayores del barrio, si no de ayuda económica, sí de contar con un lugar de encuentro, porque muchos están muy solos. Por ello, las instalaciones de la parroquia se abren por las mañanas como centro de mayores (en la foto). De lunes a viernes, 210 vecinos del barrio acuden a la parroquia a talleres de gimnasia, memoria, coro… Y hay lista de espera.

Nuevos medios para la Nueva Evangelización

La mejor baza de la parroquia de la Amargura para llevar a cabo la labor de evangelización es, sin duda, las salas y espacios de reunión con los que cuenta. Sin lugares donde realizar la transmisión de la fe, donde la comunidad cristiana puede convivir y compartir experiencias es muy difícil realizar la Nueva Evangelización a la que la Iglesia nos convoca. A lo largo del curso, en los distintos salones se han venido reuniendo más de 300 niños y jóvenes que realizan su iniciación cristiana. Unos 50 jóvenes continúan su formación en distintos grupos. Aparte, hay tres grupos de adultos con casi 150 miembros en total. Uno, de formación de la Hermandad de Zamarrilla, otro grupo de personas habituales de la parroquia y, el último, de la Renovación Carismática.

Contenido relacionado

Enlaces de interés