Presentada una publicación con materiales de oración para Cuaresma y Pascua

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

El Secretariado para la Promoción del Culto Eucarístico de la Diócesis de Jaén, que dirige el sacerdote Mariano Cabeza Peralta, ha publicado unos materiales de oración contemplativa y de adoración a Cristo Eucaristía para los tiempos de Cuaresma y Pascua. «El tiempo litúrgico de la Cuaresma como preparación, la Semana Santa como celebración y la Pascua como prolongación, nos ofrece una magnífica oportunidad de ponernos, como María, a los pies del Señor para escuchar, aprender, contemplar y saborear, dejando que el gozo de su mensaje alegre nuestro corazón, en ocasiones, tan macerado por los contratiempos de la vida», afirma Cabeza.

Asimismo, asegura que es «tiempo de oración y reflexión pero como Dios es eternamente misericordioso y dadivoso, tiempo también de petición por las Vocaciones Cristianas, muy especialmente por la vocación sacerdotal tan necesaria en nuestra querida Diócesis de Jaén. Cuánto más en el mes de Marzo, donde celebramos el día del Seminario, bajo la protección e intercesión del glorioso San José. En abril, durante la Semana Santa, especialmente este año, en el Jueves Santo, día sacerdotal por excelencia, oremos en nuestros santos oficios de la Cena del Señor por las vocaciones sacerdotales, por los que ya están en periodo de discernimiento en los Seminarios Menor y Mayor, por los que ya están consagrados por el Sacramento del Orden. Oremos en la Reserva Eucarística la noche del Jueves Santo a nivel personal y comunitario en la Hora Santa».

«En el tiempo Pascual, no desaprovechemos el segundo Domingo de Pascua, de la Divina Misericordia, porque del divino corazón de Cristo brotan muchas gracias y favores. Y el cuarto Domingo de Pascua, Domingo del Buen Pastor, jornada mundial de oración por las vocaciones. Acudamos a la fuente de agua viva, acudamos al que todo lo puede, acudamos a la oración que hace de nuestra debilidad y pobreza, fortaleza de Dios. Miremos a los ojos de Cristo y a través de ellos al mundo y al hombre de hoy», continúa.

Contenido relacionado

La noche de la Aparición recupera el esplendor previo a la pandemia

Tres años después, la noche de la Aparición ha recuperado la...

La comunidad de Santa Isabel peregrina a Medjugorge

En el mes de octubre del año pasado llego a Jaen...

Enlaces de interés