Orcera celebra a su Patrón, “Santísimo Cristo de la Vera-Cruz”

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

En la mañana del 14 de septiembre, Orcera amanece ilusiona y con gran devoción acude ante las plantas del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz para celebrar la Fiesta Principal de esta señera cofradía, la más antigua de la Sierra de Segura.

Tradición que recorre como eje vertebrador la historia del pueblo. Orcera siempre acude ante la venerada imagen del Santo Cristo en cada situación de gozo y alegría o en los momentos de dificultad y dolor. Devoción reconocida por la autoridad pontificia a lo largo de los siglos, y bendecida por distintas Bulas Papales e Indulgencias, para los miembros de esta cofradía y los devotos del Santo Cristo.

El día 8 de Septiembre se procedió al traslado solemne del Patrón, desde su capilla hasta el presbiterio, donde ha permanecido para la veneración de los fieles durante los días del quinario preparatorio y la Función Solemne. Esta imagen no es procesionada, solo puede salir del templo, según la tradición y los estatutos de la cofradía, en momentos de calamidad, sequía y epidemia, o por concesión expresa del Obispo Diocesano.

Los días del 9 al 13 de Septiembre, hemos celebrado el quinario con Exposición del Santísimo, santo Rosario, ejercicio de las Cinco Llagas y Eucaristía. El día primero se celebró la Unción Comunitaria de Enfermos, en la que recibieron el Sacramento todos los mayores y enfermos de nuestra comunidad. Y cada día la celebración de la penitencia nos ayudaba para cumplir los requisitos necesarios para ganar las Indulgencias: Confesión sacramental, oración por el Romano Pontífice y Comunión Sacramental.

La fiesta solemne fue presidida por nuestro párroco y concelebrada por todos los sacerdotes del arciprestazgo, en la que los hermanos de la cofradía y todos los devotos, hicimos profesión de fe y celebramos juntos el gran misterio del amor de Dios por nosotros, un amor crucificado, un amor entregado y sin límites que brota del costado traspasado de Cristo.

Tras la Eucaristía se desarrolló el devoto Besa-pie y el traslado de la venerada imagen hasta su capilla, donde permanece todo el año escuchando nuestras súplicas y necesidades.

Santísimo Cristo de la Vera-Cruz
Mándanos la lluvia, riega el campo Tú
Señor, Señor, tennos compasión.

Cofradía del Santísimo Cristo de la Vera-Cruz

Contenido relacionado

Retiro de fin de curso «Es el Señor»

Ahora que parece que empezamos poco a poco a salir y...

Jaén rememora el Descenso de la Virgen a la ciudad

Está recogido en las actas notariales del Obispado de Jaén, que...

Enlaces de interés