La Santa Misa de La 2 de TVE, retransmitida desde Jaén, el cuarto programa más visto de la televisión en España

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

El pasado domingo, 6 de diciembre, segundo domingo de Adviento, La 2 de TVE retransmitía la Santa Misa, desde la S.I. Catedral de Jaén. Con más de 640.000 espectadores (11.5%) «El Día del Señor» se convertía, el pasado domingo, en el cuarto programa más visto de la televisión en España.
Las cámaras de La 2 se desplazaron hasta la capital del Santo Reino en el domingo más próximo al Día del Seminario, ya que, debido a la pandemia, fue trasladado al 8 de diciembre, Solemnidad de la Inmaculada Concepción.
La celebración que comenzaba pasadas las 10.30 horas, tras un reportaje especial grabado desde nuestro Seminario, estuvo presidida por nuestro Obispo, Don Amadeo Rodríguez Magro, y concelebrada por varios miembros del Cabildo Catedral y los formadores del Seminario.
Las lecturas fueron participadas por representantes de la Cofradía de la Buena Muerte y los Seminaristas. El Evangelio fue proclamado por el Diácono Antonio Blanca.
Estuvieron presentes, además, la Comisión de la nueva Agrupación de Cofradías y Hermandades de la ciudad de Jaén y multitud de fieles, que participaron cumpliendo, en todo momento, las medidas de seguridad y distanciamiento para hacer frente a la pandemia de la COVID-19.


Homilía

Durante su homilía el Obispo quiso recordar que “estamos evocando en la Iglesia en España a nuestros seminarios, cuyo día celebramos en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción”. En este sentido y haciendo referencia al lema escogido para el Día del Seminario, continuó: “Lo hacemos manifestando que nuestros sacerdotes son Pastores Misioneros. Es un lema que pone al día una característica esencial de los pastores de la Iglesia, la de tener un corazón misionero y una conciencia clara de que han sido enviados para transmitir la alegría del Evangelio. Como se nos acaba de recordar en dos recientes documentos para la formación sacerdotal, en el seminario se ha de ir fraguando un pastor misionero; un pastor que tenga siempre su corazón «en salida» y que esté dispuesto a preparar los caminos que recorre el Señor entre su pueblo. Por eso, no tendrán casa propia, ni tampoco rebaño privado o preferido”.
Asimismo, subrayó que los seminaristas se están formando para ser, en el futuro, nuestros sacerdotes. “Os pido, por tanto, que os intereséis por ellos, no olvidéis que son vuestros, que son para vosotros. Las comunidades parroquiales se conforman en su seguimiento de Cristo a imagen del ministerio de sus presbíteros; pero también las comunidades configurarán a sus sacerdotes. La Iglesia llama a los laicos bautizados a sumarse a la itinerancia misionera de sus pastores. Ningún sacerdote realiza sólo su misión, lo hace en la comunión corresponsable de sus comunidades, formadas de bautizados y enviados, de discípulos misioneros”.
Monseñor Rodríguez Magro pidió las oraciones de los allí presentes y de los espectadores. “Rezad por las vocaciones, rezad por el seminario; en el viven y se educan los jóvenes que se han dejado seducir y enamorar por el amor de Dios, para ser un día servidores de ese amor. Prestadle vuestra ayuda, también la económica, para sostener el día a día de su convivencia cotidiana, de su formación y de todas sus necesidades. Se les educa para que sepan vivir en austeridad y pobreza, pero necesitan lo esencial para su desarrollo humano, espiritual, intelectual y pastoral”.
Finalmente, el Pastor Diocesano quiso desde Jaén, “poner nuestros seminarios bajo la protección especial de San Juan de Ávila, al que a lo largo de un Año Jubilar hemos presentado como Pregonero de la Gloria de Dios. A él le pedimos que su magisterio siga alumbrando la vida de los presbíteros del siglo XXI y que renueve la escuela sacerdotal avilista, esa que supo plasmar con la fundación de la Universidad de Baeza, en la que tantos sacerdotes santos se educaron. Invocamos el patrocinio de San José Bendito y del Santo Cura de Ars. Nos ponemos bajo la protección de nuestra Madre la Virgen Inmaculada y de la Patrona de esta Diócesis, la Santísima Virgen de la Cabeza”.

La Santa Misa culminaba con la bendición, impartida por el Obispo, con el Santo Rostro a todos los jienenses presentes en el templo catedralicio y a los televidentes.

Contenido relacionado

Enlaces de interés