El sacerdote D. Robustiano Gallego es nombrado Hijo Adoptivo de Úbeda

Diócesis de Jaénhttp://diocesisdejaen.es/
La diócesis de Jaén es una iglesia particular española sufragánea de la archidiócesis de Granada. Sus sedes son la Catedral de la Asunción de Jaén y Catedral de la Natividad de Nuestra Señora de Baeza.

Hace unos días, la Ciudad de Úbeda, representada por su Alcalde, D. José Robles Valenzuela, Miembros de la Corporación Municipal, Autoridades y un auditorio repleto de público, hacía entrega del título de “Hijo Adoptivo” de la Ciudad al Rvdo. D. Robustiano Gallego Muñoz, Párroco durante 32 años de la Feligresía de S. Isidoro, y actualmente, una vez jubilado, eficiente colaborador de D. Ildefonso Fernández, Párroco de Santa Teresa y del Pilar, ermita esta  en la que continúa desempeñando su labor sacerdotal desde 2010, año de su jubilación. 

El  acto se desarrolló a última hora de la mañana y en el incomparable marco del Auditorio del antiguo “Hospital de Santiago”, foro en el que se celebran los grandes acontecimientos de la cultura, el arte y la sociedad religiosa y civil, que tienen lugar en Úbeda desde hace tiempo. La primera intervención del acto corrió a cargo de D. Fernando Gámez de la Blanca, parroquiano y amigo de D. Robustiano, en la que fue desgranando de una forma sencilla, elegante y llena de afecto la vida y “andanzas” espirituales, sociales y humanas del Sacerdote a lo largo de su vida y fundamentalmente desde que, ordenado por el Obispo, fue recorriendo los distintos pueblos y ciudades donde la obediencia a sus distintos Superiores le fue destinando por la provincia hasta recalar, allá por 1978, en Úbeda y en la Parroquia de S. Isidoro, en la que se jubiló en 2010, tras celebrar sus “Bodas de Oro” sacerdotales. 

Seguidamente D. Francisco Mendieta Fernández, Concejal Andalucista del Consistorio y a la vez Concejal Instructor del Expediente,  recordó el proceso seguido e hizo hincapié en los méritos que adornan a D. Robustiano, en favor de las personas e instituciones, para que la Corporación, a propuesta de él mismo, aceptara por unanimidad conceder tal distinción. Se leyó después el extracto del Acta del Pleno del Ayuntamiento donde se refleja la concesión del título de “Hijo Adoptivo”, para a continuación intervenir el propio D. Robustiano de forma llana e incisiva, como él nos tiene acostumbrados desde el púlpito de su Parroquia y en sus charlas cercanas con la gente, para dejar un profundo mensaje de agradecimiento y de disponibilidad, a pesar de su jubilación ya que un sacerdote no se jubila nunca, hasta que Dios le dé fuerzas.

Cerró el acto el Sr. Alcalde, D. José Robles Valenzuela, con su discurso institucional, no sin antes recordar a D. Robustiano en su llegada a Úbeda, cuando él era aún un adolescente, y la buena impresión que recibió al tratarlo, no sólo de niño sino y sobre todo ya de mayor, y elogiar la labor social, humana y religiosa desarrollada durante su estancia entre nosotros.

Contenido relacionado

Ejercicios Espirituales para sacerdotes en septiembre

La Delegación diocesana del Clero, que dirige el sacerdote D. Juan...

Enlaces de interés