Fe y Caridad: Jornada Mundial del Enfermo

«La fe en Cristo Crucificado se convierte en fuerza para amar hasta el final y hasta a los enemigos» S.S. Francisco. Con estas palabras, Manuel Díaz, director del Secretariado Diocesano de Pastoral de la Salud, invita, en una carta enviada a los párrocos de la diócesis, a los enfermos y agentes de pastoral de la salud de las distintas parroquias a participar en la IV Celebración Diocesana del Día del Enfermo, en la que compartiremos la celebración de la Eucaristía y la Unción de enfermos, presidida por nuestro obispo emérito, Ignacio Noguer. Todo ello tendrá lugar el martes, 11 de febrero, a las 17.00 h. en la parroquia de Nuestra Señora del Pilar de Huelva.

Como en años anteriores, un mismo tema nos une para realizar la Campaña del Enfermo desde la Jornada Mundial, 11 de febrero, hasta la Pascua del Enfermo, que se celebra el 25 de mayo, VI domingo de Pascua: «Fe y caridad».

Cuando el Consejo Pontificio propone este tema pretende hacer descubrir la implicación que tiene la fe, que debe expresarse en la caridad con los hermanos. La caridad se manifiesta como el reflejo operativo de la fe bautismal, tanto para el sano como para el enfermo, e invita a revitalizar el ministerio con los enfermos, la vocación laical tanto de los profesionales como del voluntariado, así como poner en valor el testimonio de tantos iconos de la caridad, junto al que sufre o desde su propio sufrimiento.

Con esta campaña se pretende, entre otros objetivos, sensibilizar a los creyentes sobre la necesidad del compromiso con los que sufren, que nace de su ser bautizados. Y a la sociedad entera sobre la necesidad de romper con la cultura de la indiferencia ante el sufrimiento y los que sufren hoy; de descubrir su situación y sus causas, y comprometernos activamente tanto en la sociedad como en la Iglesia.

La Pastoral de la Salud en nuestra diócesis

Con el reto de desarrollar nuevos servicios para la pastoral de la Salud, nuestro Obispo puso en manos del enfermero Manuel Díaz este secretariado, para quien «Cristo, Siervo, Buen Samaritano y Promesa de Salud, es la piedra angular sobre la que se fundamenta la acción pastoral en el campo de la salud y la enfermedad».

Colaborar con el Obispo de la diócesis en mostrar el rostro servicial, misericordioso y esperanzador de Cristo en el mundo de la Salud y la Enfermedad, evangelizándolo, es el fundamento principal para el que existe este Secretariado Diocesano de Pastoral de la Salud de la Diócesis de Huelva. De dicho objetivo se extraen las líneas de acción en los distintos ámbitos de esta pastoral, como son: la asistencia y ayuda pastoral a los capellanes y hermanas hospitalarios; favorecer la Pastoral de la Salud en las parroquias a través de agentes pastorales; el acompañamiento y comunión con los distintos movimientos, asociaciones e instituciones que trabajen y promuevan al enfermo en sus distintas manifestaciones; la formación específica en acompañamiento al enfermo; el desarrollo de programas y servicios concretos de atención al enfermo; la celebración del día del enfermo y la llamada pascua del enfermo; y la colaboración con otros servicios de acción social de la diócesis, como Cáritas, Pastoral Penitenciaria, Secretariado de Migraciones, Manos Unidas…, o de otras delegaciones como la de Familia o la de Hermandades y Cofradías.

Nuestra diócesis cuenta en la actualidad con 28 centros católicos relacionados con el ámbito de la salud. De ellos, una veintena son centros o residencias para personas mayores, 7 de ellas gestionadas por comunidades religiosas, 6 por diversas fundaciones y patronatos particulares, 2 de asociaciones privadas y 4 parroquiales. Además, dentro de esta lista de servicios sanitarios de inspiración cristiana en nuestra tierra encontramos 6 centros para discapacitados físicos y/o psíquicos, gestionadas por asociaciones privadas, menos el caso de Frater, asociación pública de fieles enmarcada en la Vicaría para el Testimonio de la Fe, dentro del Secretariado de Movimientos Apostólicos de Acción Católica. Finalmente, la diócesis cuenta con el Centro Naím, para la rehabilitación de personas con drogodependencias, gestionada por la unidad parroquial de Punta Umbría, y la recién estrenada Casa de Acogida Santa María de los Milagros, de Cáritas Diocesana, para personas enfermas en situación de exclusión o sin hogar.

Contenido relacionado

Enlaces de interés