Confirmados en el Espíritu

El tiempo de Pascua es, por tradición en la Iglesia, momento de incorporación de quienes culminan su proceso de iniciación cristiana, especialmente en el trascurso de la Vigilia Pascual. Por eso, muchos de nuestros jóvenes durante este tiempo recibirán, de manos de nuestro Obispo, el sacramento de la Confirmación.

En este sacramento se fortalece y se completa la obra del Bautismo. Por este sacramento, el bautizado se fortalece con el don del Espíritu Santo. Se logra un arraigo más profundo a la filiación divina, se une más íntimamente con la Iglesia, fortaleciéndose para ser testigo de Jesucristo, de palabra y obra. Por él es capaz de defender su fe y de transmitirla. A partir de la Confirmación nos convertimos en cristianos maduros y podremos llevar una vida cristiana más perfecta, más activa. Es el sacramento de la madurez cristiana y que nos hace capaces de ser testigos de Cristo.

El día de Pentecostés – cuando se funda la Iglesia – los apóstoles y discípulos se encontraban reunidos junto a la Virgen. Estaban temerosos, no entendían lo que había pasado – creyendo que todo había sido en balde – se encontraban tristes. De repente, descendió el Espíritu Santo sobre ellos –quedaron transformados – y a partir de ese momento entendieron todo lo que había sucedido, dejaron de tener miedo, se lanzaron a predicar y a bautizar. La Confirmación es «nuestro Pentecostés personal». El Espíritu Santo está actuando continuamente sobre la Iglesia de modos muy diversos. La Confirmación – al descender el Espíritu Santo sobre nosotros – es una de las formas en que Él se hace presente al pueblo de Dios.

Contenido relacionado

Sobre el cumplimiento de «Traditionis Custodes» en la Diócesis de Huelva

El obispo de Huelva. Santiago Gómez Sierra, ha firmado en la...

Enlaces de interés