Recordando el Congreso de Laicos: para Ana Caba fue una hermosa experiencia, un regalo

Diócesis de Guadixhttps://www.diocesisdeguadix.es/
La diócesis de Guadix es una sede episcopal sufragánea de la archidiócesis de Granada, erigida en 1492 y, según la tradición, procedente de la diócesis de Acci, fundada por San Torcuato en el siglo I. Su sede es la catedral de Guadix.

El agradecimiento es la memoria del corazón y, desde él, agradezco a la delegada de Apostolado Seglar la oportunidad que me dio de participar en el Congreso de Laicos, celebrado en Madrid del 14 al 16 de febrero de 2020, como miembro de una Asociación Internacional de Laicos y como delegada Diocesana de Enseñanza.
Evocando lo vivido, me viene a la mente la letra de una canción que me trae vivencias y recuerdos muy importantes en mi vida: “dicen, cuentan, comentan que hay una gente aquí que vive diferente, TESTIGOS DE UNA VIDA NUEVA EN CRISTO JESÚS, gente corriente,

gente que trabaja, gente que vive, que siente que es posible vivir una esperanza sin fin”. Mujeres y hombres que viven su fe en la vida cotidiana, conscientes del regalo que recibimos el día que nuestros padres nos bautizaron.
Un pueblo de Dios, dentro de una historia que empieza siempre de nuevo, con la certeza de que Dios sabe a dónde vamos.
Viví una experiencia de aprendizaje en sinodalidad y discernimiento, dos términos que sonaron con mucha fuerza. Experimenté la comunión, el caminar juntos para aprender, escuchar y discernir nuestra participación e implicación en la misión de la Iglesia como miembros de pleno derecho para salir a la calle, abrir la Iglesia a la sociedad e ir al encuentro de tantas personas que buscan sentido a su vida. Compartimos reflexiones, talleres, experiencias, charlas de pasillo, oraciones… vida.
Comprobé la gran riqueza y diversidad de carismas laicales llamados desde nuestro Bautismo a cumplir el sueño que Dios tiene para cada persona de anunciar a Cristo con alegría.
La escucha del testimonio de tantas personas que, a su manera, saben llevar el Evangelio y su ser cristiano allí donde les toca vivir, como la sal y la luz, en medio de este mundo, me interpeló, impulsó y llenó de esperanza. Vivimos una experiencia de diálogo, escucha recíproca y discernimiento a la luz del Espíritu Santo.
El Congreso nos proponía trabajar cuatro itinerarios que representan el camino de nuestro proceso de fe y expresan la misión y la tarea que tenemos como bautizados: Primer anuncio, Formación, Acompañamiento y Presencia en la vida pública.
Constaté la necesidad de:
-Ofrecer espacios de reflexión e intercambio para descubrir nuevas maneras de comprender la realidad desde la perspectiva intelectual y afectiva, con lucidez y ternura.
– Formación para fundamentar nuestra fe y crecer en madurez y corresponsabilidad.
– Acompañamiento para discernir lo que Dios quiere de cada uno de nosotros.
– Reflexionar a la luz de la Doctrina Social de la Iglesia.
– Cuidar las relaciones personales.
Vivir esta experiencia me impulsa a revitalizar mi vocación laical con alegría y esperanza.
¡¡Tenemos una hermosa historia que contar porque lo hemos vivido y experimentado!!
Ana Caba
Delegada diocesana de Enseñanza

Ver este artículo en la web de la diócesis

Contenido relacionado

Huéscar recibe esta noche a la Cruz y el Icono de la JMJ, que...

  La Cruz que llega hoy a Huéscar visitará, mañana por...

Decreto del obispo de Guadix sobre la celebración de actos de culto interno y...

  Consciente de la actual situación de la pandemia del “coronavirus”...

Enlaces de interés